Brasil. La Empresa Brasileira de Correios e Telégrafos (ECT), el servicio postal estatal de Brasil, considera despedir a hasta 25.000 empleados para frenar sus crecientes pérdidas financieras, se informó este lunes.

La decisión podría sentar un precedente para otras empresas estatales, que por ley no pueden despedir a sus trabajadores sin "causa justa" o largos procesos disciplinarios.

Los abogados de ECT están analizando si se puede soslayar esa obligación, dada su grave situación financiera, según el reporte.

El presidente de ECT, Guilherme Campos, confirmó las discusiones pero se abstuvo de decir cuántos trabajadores serían despedidos. Trascendió que las evaluaciones preliminares apuntan a la salida de entre 20.000 y 25.000 funcionarios, sin que fuentes de la empresa hicieran declaraciones sobre el reporte.

Campos dijo en enero que el servicio postal planeaba la venta de algunos activos este año tras reportar una pérdida de US$641 millones en 2016.

Por décadas, el gobierno brasileño ha nominado a políticos para altos cargos en ECT, lo que sumaba presión a sus nóminas de pago justo cuando se aceleraba el declive en la demanda por envíos postales físicos.

En enero de este año, ECT ofreció un programa de retiro voluntario a 14.000 de sus 117.500 empleados, con el objetivo de ahorrar hasta 1.000 millones de reales. Pero apenas 5.000 personas se acogieron al programa, contra la expectativa de la gerencia de unas 8.000 desvinculaciones.