El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, señaló que “la empresa que pague un solo peso a uno de esos bandidos se va del país”, al explicar que el pago de la extorsión alimenta las finanzas de los grupos armados ilegales e impide la acción eficaz de las autoridades.

Durante la entrega de tierras de la finca de Carimagua a familias del departamento del Meta, Santos explicó que quien acceda a estas exigencias contribuye a que en el país se produzca más violencia e inseguridad.

El Presidente Santos hizo referencia a los testimonios de algunas de las 23 personas que habían sido secuestradas por las Farc en el departamento de Vichada y que posteriormente fueron recuperadas por la presión de la Fuerza Pública.

Relató que según el reporte del Ejército, dentro de las declaraciones de varios de los liberados se mencionaba que los secuestradores hablaban de un pago y algunos dieron la cifra de 5 mil millones de pesos.

“Insinuaron que esa cifra ya había sido acordada con la empresa. Hay que investigar eso, ver realmente de qué se trata”, reveló el Presidente Santos.

El anuncio del jefe de Estado se registra luego de que el comandante de las Fuerzas Militares, almirante Edgar Cely, informara que el secuestro de los 23 trabajadores de una empresa petrolera fuera de carácter extorsivo.

El alto oficial aseguró que los representantes de la empresa canadiense en Colombia le informaron que no están dispuestos a pagar extorsiones o rescates por la libertad de sus trabajadores.

“La información que tenemos es que esa empresa no va a pagar y me parece muy bien, porque esa es otra forma de dañar el desarrollo institucional y el desarrollo económico del país. Ellos han venido siendo amenazados, han sido víctimas de exigencias de pago de extorsivo, en algunos días antes les habían puesto un petardo cerca a uno de los campamentos de la compañía”, puntualizó.