Río de Janeiro. El empresario brasileño, Joesley Batista, propietario de la multinacional de cárnicos JBS y quien denunció al presidente Michel Temer de cobrar supuestamente sobornos al menos desde 2010, se encuentra internado en el Hospital Albert Einstein de Sao Paulo, confirmaron hoy fuentes hospitalarias.

     El área encargada de prensa del Hospital Albert Einstein afirmó que Batista se encuentra en el centro hospitalario, pero a petición del paciente no detalló los motivos.

En entrevista reciente, Batista acusó a Temer de ser "el jefe de la mayor y más peligrosa banda criminal de Brasil", que supuestamente le exigía el constante pago de sobornos y donaciones ilegales para campañas electorales a cambio de ventajas y favores desde el gobierno para sus empresas.

     En tanto, JBS indicó en un comunicado que Batista fue ingresado al hospital el pasado 27 de junio debido a dolores en el nervio ciático y que no tiene previsión de alta.

     Recientemente, el empresario brasileño estuvo en Estados Unidos por casi un mes y regresó a Brasil el pasado 11 de junio.

     Batista dejó Brasil en un avión privado poco después de divulgadas las grabaciones de su conversación con Temer, audio que motivó una denuncia de la Fiscalía General de la República contra el presidente por el delito de corrupción pasiva.

     En entrevista reciente, Batista acusó a Temer de ser "el jefe de la mayor y más peligrosa banda criminal de Brasil", que supuestamente le exigía el constante pago de sobornos y donaciones ilegales para campañas electorales a cambio de ventajas y favores desde el gobierno para sus empresas.

    En entrevista reciente, Batista acusó a Temer de ser "el jefe de la mayor y más peligrosa banda criminal de Brasil", que supuestamente le exigía el constante pago de sobornos y donaciones ilegales para campañas electorales a cambio de ventajas y favores desde el gobierno para sus empresas.

     Según la acusación, el grupo lo integra también el ex ministro de la Secretaría de Gobierno, Geddel Vieira Lima, quien se vio obligado a dimitir este año del cargo; y el ex ministro de Turismo, Henrique Eduardo Alves, detenido este mes.

     Temer fue denunciado por el fiscal general, Rodrigo Janot, ante el Supremo Tribunal Federal (STF), que este jueves envió el caso a la Cámara de Diputados.

     Si las dos terceras partes de los integrantes de la cámara baja así lo consideran en votación, se abriría una investigación contra Temer, quien en ese caso quedaría apartado del cargo