Tegucigalpa. La aprobación de un nuevo "paquetazo" a través de la tasa de seguridad por parte del Congreso de Honduras, ha levantado serios cuestionamientos a la política económica del gobierno de Porfirio Lobo Sosa.

Este sábado, el banquero y empresario de la construcción Luis Felipe Lozano, criticó las últimas resoluciones adoptadas por el poder Legislativo en torno a la aplicación de nuevos tributos que permitan la creación de un fideicomiso para fortalecer a las instituciones y órganos encargados de la aplicación de la justicia.

Lozano aseguró que "la seguridad es obligación del Estado" de Honduras y por lo tanto "no tiene sentido" la aplicación de nuevos impuestos para compensar el déficit presupuestario de los órganos estatales de seguridad.

"Simple y sencillamente, si el gobierno no tiene dinero para seguridad, que reduzca el gasto público", recalcó el empresario, quien a la vez cuestionó que mientras el gobierno abre las puertas a los inversionistas con leyes de protección a la inversión e incentivos, por otro lado aplica medidas que alejan la inversión.

"Los inversionistas siempre quieren seguridad jurídica y reglas claras para invertir", enfatizó, por lo que si el gobierno de Lobo desea aplicar más impuestos, puede hacerlo por la vía del Impuesto Sobre Ventas o por el volumen de ventas.

La Ley de Seguridad Poblacional contempla nuevos tributos por transacciones bancarias, telefonía móvil, actividad minera, registro de armas, comidas rápidas y casinos en Honduras.

Dicho decreto ya fue turnado al poder Ejecutivo para su sanción, junto a otros 14 que fueron aprobados la semana anterior en largas jornadas de sesión por los diputados.