Ciudad de Guatemala. De acuerdo con la cúpula empresarial, el 39% de los 127 directivos que tiene la institución opinó que la corrupción es el principal problema del país y el 22% manifestó que es el desempleo.

Marco Augusto García Noriega, presidente del Cacif señaló que la incertidumbre política del país, más la falta de certeza jurídica impactaron en el primer trimestre según la encuesta presentada.

Por primera vez se evalúo el tema de la percepción de la corrupción y el 77% dijo que éste tema tiene un impacto en hacer negocios.

"El soborno es un tema preocupante y se da por la misma burocracia, el exceso de normativas y reglamentos que hacen engorrosa la gestión de los trámites, por ejemplo, el tema de los pasaportes, y no debe proceder porque ya se había arreglado hace unos años", manifestó García Noriega.

Un 15% de los entrevistados se inclinó por la delincuencia, el 13% por la pobreza y el 11% no respondió a la interrogante de la muestra realizada en el primer trimestre de 2018.

Un 46.5% de los empresarios aseguró en el sondeo, presentado por Claudia Galán, directora de la Unidad Económica del Cacif y que tiene un margen de error de 4.5%, que la corrupción sigue igual, un 28.7 manifestó que disminuyó, un 16.8 dijo que aumentó y el resto no dio ninguna opinión.

Sobre el principal problema que tiene el Estado y que impide su desarrollo, el 38% indicó que se debe a la corrupción administrativa, el 36% a la falta de eficiencia, el 15% a la falta de coordinación, el 3% opinó que por falta de recursos y el resto no respondió.

El 81% de los empresarios afirmó que la corrupción afectó mucho sus actividades productivas, el 11% opinó que poco, el 1% dijo que nada y el resto no respondió.

En la muestra, el 28.7% de los miembros del Cacif expresó que sus ventas bajaron en el primer trimestre del año, el 57% aseguró que mantuvo su nivel de empleos, el 10% reveló que bajó su producción y el 45% confía en que sus ventas repunten en el segundo trimestre de 2018. 

Para el segundo trimestre del año hay expectativas favorables en cuanto a mayor empleabilidad y producción según García Noriega.