Caracas. "Al sector privado no se le pudren los contenedores", recalcó Lope Mendoza, presidente encargado de Fedecámaras, en el marco del directorio ordinario del organismo, cuando le consultaron sobre un nuevo lote de contenedores que se descubrió en Táchira con medicamentos vencidos, los cuales se suman a una larga lista que se han venido encontrando con alimentos podridos.

Señaló como culpable a la ineficiencia del Estado a la hora de actuar en la distribución de los alimentos, al igual que en la de los medicamentos.

"Todo esto causa un mayor desabastecimiento. Y no me extrañaría que como el Gobierno siempre busca enemigos como Fedecámaras, Consecomercio, Conindustria, Polar, etcétera, ahora quiera culpar de alguna manera al sector privado de lo que ha pasado con los contenedores", señaló el empresario.

Aseguró Mendoza que "el sector privado está dispuesto no a sobrevivir, sino a permanecer en el país. Nosotros construimos, no destruimos y en esa línea seguiremos trabajando".

En torno a las recientes expropiaciones anunciadas por el Gobierno, señaló una vez más que Fedecámaras se pronuncia en contra de este tipo de acciones. "Las confiscaciones y expropiaciones lo que causan es desabastecimiento y desempleo".

Recordó que más de 70% de la población no quiere el rumbo económico y social por el cual nos lleva el Gobierno desde hace once años. "Seguiremos abogando para que haya un cambio de rumbo", indicó.

Gremio fortalecido. "Fedecámaras seguirá existiendo", aseguró enfático Mendoza, quien respondió de forma directa a los señalamientos que ha venido realizando el presidente de la República, Hugo Chávez, en contra del organismo gremial. Incluso hay una campaña orquestada a través de los medios de comunicación del Estado.

Recordó Mendoza la frase que tanto vapuleó el Gobierno: "Venezuela ahora es de todos". "Me pregunto si ahora Venezuela es sólo de aquellas personas que apoyan al oficialismo", dijo y añadió: "Tenemos que buscar la inclusión".

"Me pregunto si ahora Venezuela es sólo de aquellas personas que apoyan al oficialismo".

Indicó que Fedecámaras es un gremio que tiene 66 años de existencia, democrático, que cada dos años renueva sus autoridades y que va a continuar prevaleciendo en el país.

"Venezuela lo que quiere es paz, trabajo digno, inversión, seguridad", expresó el presidente encargado de Fedecámaras.

Aseguró que la única guerra posible en el país es la de trabajadores, empresarios y gobierno en contra de los males económicos y sociales que afectan a la población: inseguridad, inflación, desempleo, desabastecimiento, problemas en los servicios públicos, entre otros.

Desmintió el dirigente gremial que se haya instado a algunos empresarios a abandonar la federación e indicó que al contrario, se han incorporado nuevas cámaras a lo largo de este año. "No ha habido deserción ni a nivel sectorial ni regional. Seguimos fuertes", argumentó señalando que el gremio no es solo un edificio ubicado en El Bosque sino que es cada empresario, pequeño, mediano o grande que tiene presencia en cualquier rincón del país, que genera empleos y bienestar para las comunidades.

Se anunció que en los próximos días habrá un pronunciamiento del organismo en torno al tema de las divisas.