Lima. Compañías brasileñas figuran como los mayores aportantes de la campaña del candidato favorito para ganar la elección presidencial de Perú, una señal del creciente rol de empresas de la mayor economía de América Latina en un país donde ha elevado su apuesta de inversiones.

El financiamiento al favorito, el ex presidente Alejandro Toledo, no representa cifras astronómicas pero, según analistas, muestra el gran interés de las firmas brasileñas que han invertido miles de millones de dólares principalmente en el rubro de la construcción en el país sudamericano.

Según información del organismo electoral, las firmas brasileñas Camargo Correa, Constructora Queipuz Galvan y Galvao Engenharia han aportado unos US$192.000 desde diciembre de 2010 para la campaña electoral de Toledo, quien lidera los sondeos de intención de voto para los comicios del 10 de abril.

"Los intereses brasileños son muy grandes en Perú. La más grande infraestructura como las carreteras lo están haciendo las firmas brasileñas", dijo a Reuters el analista y director de la encuestadora Datum Internacional, Manuel Torrado.

Representantes en Perú de las tres firmas brasileñas no estuvieron disponibles para hacer comentarios sobre el tema.

"Las campañas electorales en Perú son muy pobres, las cifras son pequeñas con respecto a otros los países de la región. Aquí un candidato importante puede gastar hasta unos US$3 millones, al menos eso se declara". Manuel Torrado, analista y director de la encuestadora Datum Internacional.

La información, publicada en la página web de la local Oficina de Procesos Electorales (ONPE), detalló que el ex mandatario Toledo es el candidato que ha recibido los mayores aportes, sumando un presupuesto de campaña de (US$905 mil) hasta fines de enero de este año.

Toledo, quien gobernó el país entre el 2001 y el 2006, es bien visto por el empresariado en Perú y durante su primer Gobierno fue el arquitecto de los principales pactos de libre comercio que ha suscrito el país andino.

Durante su gobierno, se dio inicio a la construcción del proyecto vial más ambicioso del país, la vía interoceánica que permitirá a Brasil embarcar sus productos al rico mercado de Asia a través de puertos en la costa peruana del Pacífico.

El proyecto fue ejecutado por la brasileña Odebrecht, firma que anunció el año pasado inversiones por US$10.000 millones en los próximos cinco años en otros planes en Perú.

En la lista de contribuyentes de Toledo no figuran otras empresas de origen extranjero, cuyos capitales se han elevado en Perú debido a la estabilidad económica, pese a algunos conflictos internos en demanda de mayores beneficios sociales.

Entre las firmas brasileñas que han arribado en Perú en los últimos años destacan también la petrolera Petrobras y la minera Vale.

Toledo es favorito, pero la presidencia se definiría en un balotaje el 5 de junio con uno de sus más cercanos rivales; la hija del ex presidente Alberto Fujimori, Keiko Fujimori, o el pragmático ex alcalde de Lima, Luis Castañeda.

Los tres son considerados como amigos del libre mercado. En el cuarto lugar de los sondeos figura el militar retirado y líder nacionalista Ollanta Humala, temido por los inversionistas pese a haber moderado su discurso radical.

Aportes monetarios. "Las campañas electorales en Perú son muy pobres, las cifras son pequeñas con respecto a otros los países de la región. Aquí un candidato importante puede gastar hasta unos US$3 millones, al menos eso se declara", dijo Torrado.

Según la ONPE, Castañeda es el segundo con mayor aporte de dinero para la campaña, con unos US$441 mil. Tercero figura Humala con US$ 365 mil y en quinto puesto Fujimori con US$196 mil.

Como mayor financista individual en la campaña electoral peruana figura un propio candidato, el ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski, quien marcha quinto en las encuestas y que ha desembolsado unos US$155.000 a su partido.