Buenos Aires. Marcelo Cinto Courtaux, acusado de haber cometido delitos en la represión de la denominada "contraofensiva montonera" , es el nombre que se suma a la lista de 54 acusados de variados delitos de lesa humanidad durante la dictadura y que se encuentran prófugos.

En el caso de Cinto, se ofrece una recompensa de 500.000 pesos para ubicar su paradero. La Justicia argentina optó por recompensar a quienes puedan ofrecer datos que permitan encontrar a estos acusados y que sean los tribunales los que determinen sus grados de responsabilidad.

Igual cifra se ofrece para Alejandro Lawless, fugado desde noviembre de 2013 cuando era trasladado hacia tribunales para declarar por delitos cometidos en el Comando del V Cuerpo del Ejército y la Armada en la ciudad de Bahía Blanca.

Nombres destacados que implican la misma cifra por parte de la Justicia son los de Carlos Domingo Mora, en la causa "Caballero Residual", Teodoro Aníbal Gauto y Ricardo Luis Von Kyaw en una causa por "homicidio, privación ilegal de la libertad, tormentos y sustracción de menores”, además de Pedro Osvaldo Salvia y Roberto Oscar González, en la causa por la muerte del periodista Rodolfo Walsh.

Entre los buscados también figuran Ricardo Joaquín Molina y a Juan Carlos Vázquez Sarmiento por sustracción de menores; Juan Carlos Linarez por la causa "ESMA”; el ex marino Jorge Raúl Vildoza, alias Gastón, quien actuó en la ESMA; y Héctor Mario Schwab, Fernando Federico Delgado y Aldo Mario Alvarez.

Una recompensa de 200.000 pesos se ofrece para quien brinde datos que permitan detener a Eduardo Salvador Ullúa, ex miembro de la CNU y que después del golpe de Estado se integró al Grupo de Artillería de Defensa Aérea 601 del Ejército.

También se ofrecen 200.000 para dar con el paradero de los represores condenados por la justicia de San Juan, Jorge Antonio Olivera y Gustavo Ramón De Marchi, quienes el año pasado se escaparon del Hospital Militar Cosme Argerich cuando esperaban ser atendidos.