Oslo. En ausencia y de forma simbólica le fue entregado este viernes el premio Noble de la Paz al disidente y escritor chino, Liu Xiaobo, quien fue condenado a 11 años de prisión por Pekín, debido a criticas al gobierno comunista.

Pese a que las autoridades chinas negaron a Liu Xiaobo y a sus familiares viajar a Oslo para recibir el premio, igualmente se realizó la ceremonia en medio de una convocatoria dividida entre apoyos y criticas a China.

Mientras 15 países boicotearon la ceremonia, entre ellos Rusia, Cuba y Venezuela, otros como Estados Unidos, hicieron llamados a la libertad de Liu Xiaobo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien fue el anterior galardonado con el premio Nobel de la Paz 2009, dijo este viernes que lamentaba que ni Liu Xiaobo ni su esposa recibieran permiso para acudir a la ceremonia.

Obama dijo también que Liu debería ser puesto en libertad lo antes posible e instó a China a hacer más para avanzar hacia la democracia.

En tanto, el premio de US$1 millón permanecerá en Oslo hasta que el propio Liu Xiaobo o alguien de su confianza puedan disponer de ellos.