Tegucigalpa. Las cifras de niños y niñas huérfanas van en ascenso. El comisionado nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), Ramón Custodio, reveló que el número de huérfanos ya sobrepasa los 200.000 en Honduras.

Custodio explicó ante el Comité Interinstitucional para la Protección y Cuidado de la Niñez Huérfana y Vulnerable por VIH que la orfandad en Honduras no solamente se debe al VIH-Sida sino que ahora hay una orfandad creada por los que emigran buscando un destino mejor en otras sociedades, ya que su propia sociedad no les da todo lo que debe darles.

El huérfano o la huérfana es definido por el diccionario de la Real Academia como el que ha perdido físicamente a uno o ambos padres, pero también la pérdida puede ser emocional y, por consiguiente, puede ser huérfano quien no tiene el amparo o el amor de sus progenitores.

Se estima que en 2008 la población de niños en Honduras era de 3.466.114, de los cuales 200.597 menores viven en condición de huérfanos porque al menos 46.165 perdieron a su madre, 145.851 a su padre y 8.531 a ambos progenitores.

A nivel de zonas, se establece que de los 2.057.239 niños que viven en el área rural, 119.492 son huérfanos ya que 28.111 menores perdieron a su madre, 87.083 a su padre y 4.298 a ambos progenitores.

Por su parte, de 1.408.875 niños que residen en la zona urbana, 81.055 viven en calidad de huérfanos porque 18.055 niños perdieron su madre, 58.768 a su padre y 4.233 sufrieron la perdida de ambos.