Buenos Aires. El canciller de Argentina dijo este lunes a su colega de Brasil que quiere un lugar para las empresas de su país en las obras de infraestructura para el Mundial de 2014, además de ganar el título de campeón en el torneo que organizará su mayor rival en el fútbol.

Brasil, tras el Mundial de fútbol, albergará en Río de Janeiro los Juegos Olímpicos del 2016, dos eventos para los que se harán millonarias inversiones en estadios, redes de transporte y ampliación de aeropuertos, entre otros rubros.

"Brasil va a contar con dos de los más grandes espectáculos mundiales (...) El Mundial de fútbol, al margen de ganarlo, la Argentina pretende también cooperar con las construcción de estadios, con la construcción de infraestructura", dijo Héctor Timerman, canciller argentino, tras recibir a su colega de Brasil, Antonio Patriota.

"Hablamos de la importancia que puede tener que empresas de los dos países participen de las compras gubernamentales" de Brasil, agregó Timerman.

Brasil y Argentina son los principales socios de la unión aduanera Mercosur, integrada también por Uruguay y Paraguay.

El intercambio comercial entre las mayores economías sudamericanas superó los 32.000 millones de dólares en el 2010.

Pese a ese gran volumen de comercio, el capítulo de las compras gubernamentales ha sido una espina para la integración de la región.

Diplomáticos argentinos afirman que el mercado de compras gubernamentales de Brasil está virtualmente cerrado para las empresas argentinas.

Patriota, un diplomático profesional de gran experiencia, llegó a Buenos Aires en su primer viaje al exterior como canciller de Brasil para preparar una visita que la presidenta Dilma Rousseff hará a Argentina el 31 de enero.

El jefe de la diplomacia brasileña se reunió con siete ministros argentinos y fue recibido en la Casa Rosada por la presidenta Cristina Fernández.

Patriota resaltó el gran momento de las relaciones entre Brasil y Argentina e indicó que próximamente podría buscarse un entendimiento para aumentar las frecuencias de vuelos comerciales entre las dos naciones.

"Hablamos (con Timerman) también de los vuelos, la frecuencia de los vuelos entre los dos países, que es una forma de contribuir al intercambio del turismo", indicó el ministro brasileño en una conferencia de prensa.