Managua. Mientras los partidarios del gobierno del presidente de Nicaragua , Daniel Ortega, continuaban lanzando piedras y morteros hacia las instalaciones de la Asamblea Nacional, los diputados lograron retomar este jueves las tareas legislativos, que se habían congelado durante dos días producto del bloqueo que efectuaron manifestantes.

 La sesión se inició en la mañana de este jueves, a pesar que el presidente de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, René Núñez, intentó anularla por falta de quórum.

 Tras una discusión entre los miembros de la Junta Directiva,  iniciaron la sesión en la que se aprobaron tres decretos de préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo, del Banco Centroamericano de Integración Económica, y de una tercera institución financiera internacional.

 También los parlamentarios respaldaron la salida de tropas del Ejército de Nicaragua hacia Venezuela y la entrada de un contingente militar venezolano al país, informó el Nuevo Diario.

 Mientras, afuera de la Asamblea Nacional, los incidentes continuaron y manifestantes encapuchados destruyeron los ventanales del costado norte del edificio.

 Los partidarios del gobierno salieron a la calle este martes para rechazar la aprobación de un anteproyecto de ley que busca revocar un  decreto ejecutivo  que prorroga en sus cargos a al menos 22 funcionarios públicos cuyo mandato venció o está por vencerse.

 En tanto, ante la violencia que se vive en el país, el presidente Ortega decidió no viajar a Cochabamba, Bolivia, donde participaría en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático.