Yenagoa, Nigeria. El ejército de Nigeria amenazó este sábado con llevar a cabo redadas contra lo que dijo eran campamentos de pandillas criminales en el centro petrolero del Delta del Níger, y pidió a los civiles en las cercanías que abandonen el lugar.

Cualquier gran ofensiva de las Fuerzas Armadas será la primera en el Delta del Níger, corazón de la industria energética del país perteneciente a la OPEP, desde el inicio de un programa de amnistía mediado por el presidente Goodluck Jonathan en agosto del 2009.

Casi una semana atrás, siete trabajadores expatriados fueron secuestrados desde una plataforma de exploración petrolera frente al Delta del Níger, mientras que la casa del principal asesor del presidente en la región fue atacada con explosivos en la noche de este jueves.

"Hemos observado con preocupación algunos actos criminales en los últimos días por parte de algunas personas que dicen ser militantes (...) Se sabe que muchos de estos criminales se esconden en campamentos en los arroyos del Delta del Níger", dijo el jefe de Defensa Oluseyi Petinrin.

"Estos campamentos ya no serán tolerados. Para evitar cualquier daño colateral, estamos aprovechando esta oportunidad para instruir a todos los ciudadanos respetuosos de la ley que viven en las cercanías de estos campamentos para que se vayan inmediatamente", indicó.

El destacamento militar en el Delta del Níger dijo que un campamento en Bayelsa, uno de los tres principales estados petroleros, fue registrado este viernes. Funcionarios dijeron que hubo un intercambio de disparos y que se decomisaron armas y mapas de instalaciones petroleras.

El Delta del Níger estuvo afectado por años de ataques militantes a la infraestructura energética antes de la amnistía acordada por Jonathan.