Policías estatales y federales hallaron nueve cuerpos calcinados en fosas clandestinas localizadas en las afueras del municipio de Iguala, del sureño estado de Guerrero, informó este domingo la secretaría de Salud estatal.

En una breve conferencia de prensa, el secretario de Salud de Guerrero, Lázaro Mazón Alonso, explicó que los restos humanos se encontraron en seis fosas localizadas la víspera en la comunidad de Pueblo Viejo.

Al menos seis personas murieron, 25 resultaron heridas de bala y 43 se reportaron como desaparecidas -todos ellos estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero- luego de tres ataques armados registrados los pasados 26 y 27 de septiembre, atribuidos a policías municipales y miembros del crimen organizado.

El gobernador de Guerrero, Angel Aguirre, y el procurador (fiscal) de justicia estatal, Iñaky Blanco, informaron la víspera del hallazgo de fosas clandestinas.

También dijeron que hasta ahora se ha detenido a 30 personas, incluidos policías y presuntos delincuentes, por el caso.

Mazón Alonso dijo este domingo que el "proceso científico" para determinar la identidad de los cuerpos hallados, y si pertenecen a los 43 estudiantes normalistas desaparecidos, puede tardar hasta 15 días, debido a "lo delicado del asunto".

Peritos en materia forense y genetistas del equipo multidisciplinario de la fiscalía estatal continúan con las excavaciones para hallar más víctimas, agregó el titular de Salud de Guerrero.