Las autoridades de Ecuador hallaron este sábado un submarino de 30 metros de longitud y 2,7 metros de altura, construido específicamente para llevar droga hacia los Estados Unidos.

El sumergible artesanal se encontraba en un riachuelo en mitad de la selva, cerca de la costa del Pacífico.

Once personas fueron arrestadas cuando los agentes de la policía ecuatoriana, apoyados por agentes antidrogas de Estados Unidos, descubrieron el submarino, impulsado por diesel y electricidad.

El submarino tiene capacidad suficiente como para navegar de forma autónoma hasta la costa de Estados Unidos, cargado con una importante cantidad de cocaína, según Jay Bergman, director de la agencia antidroga norteamericana (DEA).

Habitualmente, los narcos utilizan embarcaciones que pueden navegar semisumergidas o dispositivos para camuflar la droga en depósitos que navegan como lastre bajo barcos en superficie.

El submarino descubierto en la selva, en cambio, tenía capacidad para navegar totalmente sumergido, y es el primero de estas características descubierto en Ecuador, uno de los mayores productores mundiales de cocaína.