El presidente y candidato Evo Morales se consolida en el primer lugar con 54% de intención de voto para los comicios generales, cuando se elijan al presidente, vicepresidente, senadores, diputados y representantes supraestatales el 12 de octubre en Bolivia.

De acuerdo con la sexta encuesta de una multimedia privada difundida este martes en medios de prensa, la preferencia apuntala al partido de gobierno el Movimiento Al Socialismo (MAS), que lo ubican muy lejos del segundo el opositor de Unidad Demócrata (UN) Samuel Doria Medina quien bajó al 14%.

En tercero se encuentra el derechista del partido Demócrata Cristiano (PDC), Jorge Tuto Quiroga, que subió al 7% y el cuarto que continúa en caída Juan Del Granado, del Movimiento Sin Miedo (MSM).

Cuando faltan 27 días para los comicios en Bolivia, el sondeo de opinión política realizado por la encuestadora privada Equipos Mori, muestra la tendencia de que las elecciones se definirán en la primera vuelta que constitucionalmente requiere el 50% más uno de los votos del total o 40% con diferencia de 10 puntos del segundo.

Morales aventaja al segundo, el empresario Samuel Doria Medina, por 40 puntos porcentuales y al tercero, el ex presidente conservador Jorge Quiroga por 47 puntos, según Equipos Mori.

Los caudales preelectorales de Doria Medina (14%) avisan de un retroceso en la preferencia electoral de 3 puntos respecto de la encuesta realizada en agosto último por la misma casa de estudios demoscópicos y asignan, a su vez, un pequeño crecimiento, un punto, de Quiroga, de 6 a 7%.

Esta última encuesta llegó a 2.410 ciudadanos bolivianos en 110 poblaciones urbanas y rurales de Bolivia se realizó las dos primeras semanas de septiembre con un margen de error de 1,99%, según la ficha técnica divulgada por Mori.

Los resultados de la encuesta coinciden con el comienzo de la campaña proselitista en medios de comunicación masivos. Desde el viernes anterior los 5 partidos y agrupaciones políticas en la arena electoral colocan spots en la televisión, cuñas en la radio y avisos en los impresos autorizados por la ley electoral vigente.

El ex alcalde de La Paz, Juan del Granado, no consiguió, en las últimas semanas, remontar el 3% que registró en la encuesta de agosto y el dirigente de los indígenas amazónicos de la Amazonia boliviana, Fernando Vargas, repuntó de 0,4 a 1%, de acuerdo con el estudio.

Ambos se encuentran en zona roja y corren el riesgo de perder las siglas de sus organizaciones políticas. Estos sondeos muestran el crecimiento considerable del partido oficialista en regiones que eran dominadas por la oposición como Santa Cruz (este), Tarija (sur), Beni (noreste) y Pando (norte). Además se consolida su presencia en La Paz (oeste), Oruro (oeste), Potosí (noroeste), Cochabamba (centro) y Chuquisaca (sur).

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) habilitó a 272.058 bolivianos en el exterior para participar en las elecciones generales del 12 de octubre, con lo cual la cifra de electores en el padrón subió de 5 millones 973.901 (registrados en territorio boliviano) a 6 millones 250.959 que podrán elegir al presidente y vicepresidente.

Los habilitados en Bolivia también eligen a senadores, diputados y representantes supraestatales.

Análisis. Los resultados del sondeo dan aún un porcentaje elevado de indecisos que llega al 21%, cifra que será clave para las aspiraciones de Morales de sobrepasar el 60%, del segundo y del tercero de acercarse al 20% que les permita tener una bancada notoria en la Asamblea Legislativa, según el análisis del politólogo Hugo Moldiz.

A decir del analista, estas elecciones dan por cerrada la victoria de Morales y lo que está en juego es cuánto puede lograr la oposición para evitar los dos tercios en el Legislativo y por cuánto puede ganar el partido oficialista.

"Estas cuatro semanas son claves para conquistar el voto de los indecisos porque hasta el momento los porcentajes de intención de voto se ven consolidados, es muy difícil mover las preferencias duras que cada candidato tiene", aseveró Moldiz.

Los resultados de las últimas encuestas de intención de voto en Bolivia de tres empresas privadas hasta fines de agosto mostraron que ningún candidato opositor, de los cuatro contrincantes, alcanzó a polarizar la tendencia electoral al postulante oficialista Evo Morales, que se perfila por una nueva reelección 2015-2020.

Las seis encuestas difundidas por cadenas de medios y empresas encuestadoras autorizadas por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) perfila a Morales en un promedio del 55%, respecto de su inmediato seguidor el candidato Doria Medina, quien muestra un promedio del 15%, porcentaje que representa la mitad de las dos últimas elecciones (2005 y 2009), cuando el segundo concentró un promedio del 29%.

El politólogo Marcelo Silva manifestó que ningún candidato de las cuatro fracciones de oposición alcanzó al menos el 30 por ciento que bordearon Tuto Quiroga en 2005 y Manfred Reyes Villa en 2009.

Este poder, a decir coincidentemente de estos analistas, deja al oficialismo una gestión gubernamental sin oposición que lo permitiría elegir tranquilamente con los dos tercios de un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE), modificar el esquema de elección de autoridades en la Justicia e incluso modificar la Constitución Política del Estado (CPE) en la que se puede incluir la reelección indefinida.