Lima. Reñidos se observan los futuros comicios en Perú, luego que la última encuesta conocida revelara que los tres candidatos con más adherentes se disputan el primer puesto al obtener en torno al 22% de respaldo. La única certeza del estudio es que será una segunda vuelta la que definirá al sucesor de Alan García.

El ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006) es quien aparece con mejor posición al anotar un 25,2% de apoyo en una encuesta realizada por la Compañía Peruana de Estudios de Mercados y Opinión Pública (CPI) a nivel nacional rural-urbano y difundido por la radioemisora RPP.

Muy cerca de Toledo figura el ex alcalde capitalino,  Luis Castañeda, con un 22,2% de las preferencias. Y en un reñido tercer puesto arribó la hija del ex presidente Alberto Fujimori, la congresista Keiko Fujimori, con un 18,8% de intención de voto.

Más abajo en el sondeo apareció el candidato nacionalista Humala con un 11,7%, seguido de la aspirante oficialista, la ex ministra de Economía Mercedes Aráoz, con un 5,2% de las preferencias. Mientras que el ex primer ministro Pedro Pablo Kuczynski, independiente, figuró sexto con un 5%.

"La encuesta confirma las tendencias que ya se habían manifestado, tres candidaturas fuertes: la de Toledo, Castañeda y Keiko (Fujimori)", dijo el director de CPI, Manuel Saavedra, a RPP. Sin embargo, ninguno de los tres aspirantes, quienes favorecen el libre mercado, superaría el 50% de votos necesario para evitar un balotaje el 5 de junio.

Ya en una segunda vuelta, el triunfador sería por muy estrecho margen el ex presidente Toledo.
Así en una contienda entre Toledo y Castañeda se impondría el primero con un 43,6% frente a un 41,8%.

Toledo también vencería a Keiko Fujimori, en este caso por un mayor margen, al obtener un 46,2% de los votos contra el 38% de su contrincante.

Saavedra resaltó que Keiko Fujimori es después del líder nacionalista, Ollanta Humala, quien más oposición afronta en el electorado, debido a que un 55% de los encuestados afirmó que no votaría por ella.

Fujimori arrastra la cruz de su padre, condenado a 25 años de prisión por abusos a los derechos humanos cometidos durante su gobierno. Analistas consideran que la legisladora puede defender el legado de su padre, quien estabilizó la economía local, o condenar los abusos a los derechos humanos en la lucha contra la guerrilla izquierdista que asoló a Perú.

El sondeo tiene un margen de error del 2,3% y fue realizado a 1.759 personas entre el 8 y 13 de enero.