Washington. Si Romney triunfa el día 31 con una ventaja de tal magnitud estaría prácticamente sentado en el asiento de nominado y la competencia casi se podría dar por terminada, opinó el analista político Lee Miringoff.

Gingrich admitió este domingo que gastó más de US$600.000 para perfilar su victoria en South Carolina el sábado 21 y si no obtiene un éxito contundente en Florida dentro de dos días el presupuesto de su campaña puede comenzar a resentirse.

El dinero a disposición del expresidente de la cámara baja es cuatro veces inferior al monto manejado por Romney, que asciende a unos US$150 millones.

Otra encuesta, la Mason-Dixon Polling & Research, pronosticó también que el martes ganaría Romney con una primacía de 42% frente a un 31% de votos para Gingrich.

Finalmente la agencia encuestadora Rasmussen vaticina que si el exgobernador de Massachusetts resulta nominado perdería ante el presidente Barack Obama con un margen de 45% a 43% en los comicios generales de noviembre.

A Gingrich, en tanto, Obama le ganaría 50 por 37%, según recoge la información Prensa Latina.