Bogotá. Al menos siete personas murieron en un enfrentamiento armado entre presuntos guerrilleros izquierdistas y un grupo de narcotraficantes conformado por ex paramilitares de ultraderecha, en un caserío del norte de Colombia, informaron este lunes las autoridades militares.

El enfrentamiento se produjo el domingo en la noche en el caserío de San Juan, en jurisdicción del municipio de Puerto Bolívar, en el departamento de Córdoba.

El Ejército informó que presuntos integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se encontraban en un bar con integrantes de un grupo de narcotraficantes celebrando un negocio y que después discutieron y comenzaron a disparar.

De acuerdo con las investigaciones preliminares, una de las víctimas era un integrante de las FARC y las demás personas de la zona que se encontraban departiendo en el lugar.

La región donde se produjo la masacre fue por años un fortín de los escuadrones paramilitares de ultraderecha, después de que desalojaron a la guerrilla en medio de una sangrienta confrontación que dejó miles de muertos.

Pero después de una negociación de paz entre el gobierno del presidente Alvaro Uribe y los grupos paramilitares que permitió que más de 31.000 combatientes entregaran las armas y se desmovilizaran, cientos pasaron a engrosar las filas de ejércitos criminales al servicio del narcotráfico.

El Gobierno alertó recientemente que las FARC y los antiguos paramilitares, ex enemigos acérrimos en medio del conflicto interno de más de cuatro décadas que se registra en el país, comenzaron a hacer alianzas y negocios alrededor del narcotráfico.

La producción y el tráfico de cocaína y heroína es considerado por el gobierno como el combustible que alimenta el conflicto interno de más de cuatro décadas que se registra en este país sudamericano y que deja miles de muertos, la mayoría civiles.