Ciudad de México. Excelsior.com.mx. El candidato presidencial de la coalición Compromiso por México, Enrique Peña Nieto, advirtió que no caerá en el juego de dimes y diretes y ratificó su respeto a los tiempos del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para la calificación de la elección presidencial.

Lo anterior ante el amago de la coalición Movimiento Progresista de que habría desestabilización en México si el TEPJF no les da la razón.

En entrevista, el priista afirmó tajante que no va a dar respuesta, “sobre todo a quienes están en el conflicto”.

“Quiero mirar hacia adelante y ser respetuoso de la legalidad del proceso democrático que hemos vivido, de la actuación que tengan las instituciones encargadas de declarar la validez de la elección que está prevista en la Constitución”, expresó.

Peña Nieto refrendó su respeto a la definición que hubo de parte de los mexicanos el 1 de julio. “No voy a caer en este juego de dimes y diretes, porque estoy ya pensando hacia delante y a la espera, y en el respeto al tiempo que establece la Constitución”, resaltó.

Advirtió que todavía no tiene una definición de quiénes serán las personas que integrarán su gabinete, aunque admitió que está “pensando en personajes”.

Sobre la recomendación que hizo el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, de no apresurar la presentación de las iniciativas, aseveró que evidentemente está hecho el compromiso y tendrá sus momentos.

“Pero no me lleves a tener diferencia a quien le tengo un gran respeto”, expresó.

Ante ONG. Peña Nieto refrendó su compromiso de apertura y diálogo constante con la sociedad civil, donde todas las formas de expresión y representación social tendrán cabida, serán escuchadas y, sobre todo, serán tomadas en cuenta.

En un encuentro con organizaciones civiles, el priista y organizaciones no gubernamentales se acordó establecer mesas de trabajo, a fin de iniciar un ejercicio inédito de diálogo que permita construir acuerdos en temas de relevancia para la agenda ciudadana.

En un comunicado, se informó que se designó a Luis Videgaray Caso, coordinador de Políticas Públicas, para dar seguimiento a los acuerdos de la Cumbre Ciudadana, realizada el 21 y 22 mayo pasado, y a la instalación de las mesas de trabajo durante el periodo de transición con el objetivo de construir una agenda común.

Peña Nieto refrendó su compromiso de apertura y diálogo constante con la sociedad civil, mediante el ejercicio de una Presidencia Democrática, y aclaró que quedaron atrás los tiempos donde el gobierno señalaba los caminos y decidía “unilateralmente” lo que era “mejor para el país”.

“Hoy damos inicio a una nueva etapa de comunicación y entendimiento. Tenemos un objetivo común: construir un diálogo conjunto y productivo. El gobierno no puede ni debe hacerlo todo. La transformación de México sólo será posible con la activa participación de la sociedad”, precisó.

A su vez María Elena Morera, presidenta de la asociación civil Causa en Común, participará como facilitadora del diálogo entre el equipo de Peña Nieto y las organizaciones no gubernamentales.

Señaló que están convencidos que la participación de la sociedad civil desde un espacio de contrapeso es un asidero de la gobernabilidad.

“Si aprovechamos la energía de la sociedad civil en alianza con la capacidad de ejecución de los gobiernos puede surgir la sinergia para transformar al país, que conduzca a un México con justicia y paz”, acotó.