Países como Haití y México tomarán la experiencia peruana en alimentación escolar, como el programa Qali Warma, para desarrollar y fortalecer sus modelos y así beneficiar a los niños y niñas de sus respectivos países.

Durante su participación en el VII Seminario de Alimentación Escolar para América Latina y el Caribe, el ministro de Educación de Haití, Nesmy Manigat, manifestó que los programas de alimentación dirigidos a escolares son de suma importancia y ello contribuirá a lograr el reto del país centroamericano que está centrado en el desarrollo económico.

“Nuestro país no cuenta con un programa de alimentación escolar. Estamos diseñando uno nuevo, y queremos aprender, compartir experiencias y buenas prácticas”, aseveró el funcionario.

Añadió que formalmente el país centroamericano se encuentra dialogando con autoridades del Perú para recibir asistencia técnica. “Queremos aprovechar esta oportunidad para sostener reuniones con universidades, asociación de padres y madres, porque la cooperación no solo es gubernamental, sino también de los pueblos”, indicó el funcionario del Gobierno de Haití.

Por su parte, Gustavo Gamaliel Martínez Pacheco, director general del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia del Distrito Federal de México, señaló que la visión de los programas sociales mexicanos se basa es la transversalización de los mismos a fin que los usuarios se beneficien con otros programas.

Los programas de desayunos escolares benefician al 65% de toda la niñez de la ciudad de México, sin embargo es importante que la estrategia llegue a las zonas de extrema pobreza, agregó el ponente mexicano.

“Nos ha parecido muy interesante como el Perú a través de Qali Warma llega a las zonas más alejadas del país y consolidan a pesar de las dificultades la presencia del Estado”, manifestó.