La mortal epidemia de cólera en Haití, que se está extendiendo más rápido de lo estimado originalmente, posiblemente resulte en cientos de miles de casos y dure hasta un año, dijo este martes un importante funcionario de Naciones Unidas.

Desde que apareció la enfermedad a mediados de octubre, causó la muerte de 1.344 personas hasta este viernes en la empobrecida nación del Caribe, golpeada por un devastador terremoto en enero.

Pero el coordinador humanitario de la ONU en Haití, Nigel Fisher, dijo que la cifra real podría ser "cercana a 2.000" por la falta de información de áreas remotas y los casos de infectados unos 60.000-70.000 en vez de la cifra oficial de unos 50.000.

Fisher dijo en una conferencia de prensa por video desde Haití que expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estaban revisando su estimado de que la enfermedad diarreica, que se propaga debido a las malas condiciones de salubridad, podría causar 200.000 casos en seis meses.

"Están revisando eso a 200.000 en un período de tres meses. Esta epidemia se está moviendo rápido", comentó y agregó que la enfermedad ahora se registraba en las 10 provincias del país.

"Los especialistas médicos dicen que esta epidemia de cólera continuará por meses y tal vez al menos por un año, veremos literalmente cientos de miles de casos", añadió Fisher.

El funcionario dijo que era "casi imposible detener la propagación" de la enfermedad.

Fisher explicó que la ONU y otras agencias de ayuda necesitaban "ampliar significativamente" sus respuestas, entre ello distribuir tabletas de cloro a través de grupos religiosos para purificar el agua, y aumentar el número de centros de tratamiento.

Pero añadió que la idea de abrir esos centros se encontraba con la resistencia de las autoridades locales por el temor de la gente de que los establecieran en sus barrios.

La campaña contra el cólera se ha visto complicada por reportes de que soldados de paz de Nepal que integran la misión de la ONU llevaron la enfermedad a Haití, donde no se registraba desde hacía 100 años.

Dos personas murieron en enfrentamientos la semana pasada entre soldados de la ONU y manifestantes. El organismo culpó a agitadores de querer perturbar el clima de cara a las elecciones generales del domingo.

Edmond Mulet, director de la misión de la ONU en Haití, MINUSTAH, dijo en la conferencia de prensa que aún "no había evidencia científica" de que la epidemia la habían transferido los soldados nepaleses y que todos los exámenes que se realizaron fueron negativos.

Pero añadió que los expertos continúan investigando.