Asesores de campaña del presidente Barack Obama prometieron este domingo que será más agresivo y enérgico el martes en su segundo debate contra su contendor republicano, Mitt Romney, tras una pasiva y criticada actuación en su primer encuentro cara a cara.

Desde el primer debate en Denver el 3 de octubre, los sondeos indican que Romney ha borrado la ventaja de Obama antes de las elecciones del 6 de noviembre. El mandatario y su rival se enfrentarán en un segundo debate este martes en la Universidad de Hofstra en Hempstead, Nueva York.

El tercer y último debate presidencial tendrá lugar el 22 de octubre en Florida.

"Obviamente, el presidente estaba decepcionado de su propia actuación. No cumplió con sus expectativas", dijo el asesor de la campaña de Obama Robert Gibbs al programa "State of the Union" de CNN, refiriéndose al primer debate.

"Sabía al momento de salir del escenario y también sabía cuando vio la cinta de ese debate que tiene que ser más enérgico. Creo que verán a alguien que es muy apasionado sobre la elección que enfrenta nuestro país, y colocará esa elección frente a los votantes", agregó Gibbs.

El equipo de Romney no parecía sorprendido. "Bueno, el presidente puede cambiar su estilo. Puede cambiar sus tácticas. No puede cambiar su historial. Y de eso se tratan estas elecciones", comentó a CNN el asesor de la campaña de Romney Ed Gillespie.

"Creo que la carrera está muy reñida. Creo que el viento sopla a favor del gobernador Romney y claramente hay impulso", declaró Gillespie en otra aparición en el programa "Fox News Sunday".

En contraste con la lánguida actuación de Obama en el debate, el vicepresidente Joe Biden fue mucho más asertivo en su debate del jueves por la noche con el compañero de fórmula de Romney a la vicepresidencia, Paul Ryan, en Danville, Kentucky.

Otro asesor de la campaña de Obama, David Axelrod, dijo a "Fox News Sunday": "Creo que (Obama) será agresivo al presentar el caso de su visión respecto a dónde deberíamos ir como país, un país que es construido alrededor de una creciente y próspera clase media, no esta teoría de arriba para abajo que tiene el gobernador Romney".

"Pero lo otro que hará con seguridad -quiero decir, vimos al gobernador Romney prácticamente alejándose de sus propias propuestas- ciertamente el presidente va a estar dispuesto a desafiarlo respecto a esto como vimos al vicepresidente desafiando a Paul Ryan", afirmó Axelrod.