Santiago. La presentación del equipo económico de Sebastián Piñera y las apuestas de quiénes lo integrarían generaron una alta expectación en actores del mercado. Finalmente, Felipe Larraín retornará al ministerio de Hacienda después de cuatro años, mientras que el fundador de Econsult, José Ramón Valente, asumirá la cartera de Economía.

Ambos reciben un país que se recupera de una prolongada desaceleración y, es por ello, que el sucesor de Nicolás Eyzaguirre en Teatinos 120 rayó la cancha: sostuvo que un crecimiento de 3,5% “sería correcto” y señaló que aún no hay fecha para reunirse con el actual titular de la cartera.

Soprole, Transelec Chile, Cementos Bío Bío, Telefónica, Brookfield Property Partners, Banmédica, Universidad del Desarrollo, Penta Vida, Club El Golf 50, Fundación Alter-Ego y el Sistema de Empresas Públicas son las entidades en cuyos directorios participa José Ramón Valente, según su perfil en Econsult.

Fue en 2013 que el economista con posgrado en la Universidad de Chicago reconoció que no cotizaba en alguna AFP, pero desde su equipo precisaron que volvió a cotizar hace más de cuatro años. Él mismo fue el encargado de desestimar posibles conflictos de interés, al señalar que “dejará todas sus responsabilidades en el mundo privado”.

“Uno no puede borrar el pasado, pero justamente ese pasado es el que permite tener las capacidades para hacer una contribución al país”, agregó.

El diputado de Renovación Nacional, Nicolás Monckeberg, aterrizará en una de las carteras que afrontaría este año uno de los escenarios políticos más complejos: el ministerio del Trabajo. En su primera intervención pública, tras ser nombrado por Sebastián Piñera, señaló que la próxima administración recogerá aspectos de la reforma previsional del actual gobierno para su propio proyecto y declinó abordar posibles cambios a la reforma laboral; “sin dudas hay aspectos positivos”, aseguró.

Hasta un fortalecido ministerio de Desarrollo Social llegará el otrora presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio y excanciller, Alfredo Moreno. En un hecho inédito para la CPC, que un presidente renuncie antes de terminar su periodo, el que asumió en marzo del año pasado, el que también fuera hombre clave del Grupo Penta desestimó que su dimisión generase conflicto al interior del gremio empresarial más importante del país.

Al menos, hasta este lunes, Moreno se desempañaba como director de Derco, Vicepresidente de Empresas Banmédica S.A. y Presidente de la Compañía de Seguros Penta Vida, director de la Fundación Teletón, Vicepresidente de Fundación Paz Ciudadana, consejero de Universidad del Desarrollo, consejero de Fundación Libertad y Desarrollo y consejero del Teatro Municipal.

Este martes aseguró que “ya he renunciado a varios en las pocas horas que llevo y renunciaré a todas para dedicarme cien por ciento a esta tarea“.

De forma interina, la presidencia de la CPC recaerá en su vicepresidente, el timonel de la Cámara Nacional de Comercio, Manuel Melero. Esta tarde, el comité ejecutivo de la entidad se reunirá para definir el futuro de la entidad.