Quito. El secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), Ernesto Samper, consideró, en Quito, que el centro de solución de controversias en materia de inversiones que quiere crear el organismo debe ser equitativo, confiable y flexible.

Samper, que participó en la clausura de la XI Reunión del Grupo de Trabajo de Expertos de Alto Nivel de Solución de Controversias en Materia de Inversiones de Unasur, explicó que si se critica a otros mecanismos por considerar que están muy a favor de inversionistas y poco a favor de los estados, no se debe caer en lo contrario.

"No hagamos un mecanismo que deje desprotegidos a los inversionistas y que proteja demasiado a los estados porque no va a tener credibilidad el mecanismo", dijo el ex presidente colombiano (1994-1998).

Asimismo, señaló que el mecanismo debe ser confiable, para lo cual, comentó, se requiere transparencia, agilidad, para que quien lo use sepa "que es un mecanismo para solucionar la controversia y no para postergarla indefinidamente".

Apuntó, además, que se debe dejar "un margen de flexibilidad" pues no es un mecanismo solo de carácter jurisdiccional, sino que hay procedimientos de transacción para poder llegar a acuerdos extrajudiciales.

La región a la que pertenecen los países de la Unasur se ha caracterizado por ser una zona de paz, dijo al comentar que ello no implica sólo la ausencia de enfrentamientos armados, sino que también tiene que ver "con la capacidad de solucionar, por la vía democrática y legal, manteniendo la institucionalidad, los conflictos que van saliendo".

Pidió al grupo de trabajo que no se vaya con la "maleta de las diferencias sino con las toneladas de acuerdos que han logrado en las once reuniones" que han mantenido desde el año 2009, y se mostró dispuesto a ayudar para la búsqueda de rápidos consensos.

El expresidente de Colombia dijo que el asunto del centro de solución de controversias de la Unasur es uno de los temas "emblemáticos" que los presidentes quieren presentar en la inauguración de la sede del grupo, prevista para noviembre próximo en la capital ecuatoriana.

El presidente de turno del grupo de trabajo, el ecuatoriano Marco Albuja, apuntó que el centro de solución de controversias de la Unasur es una "alternativa más que tendrá que ganar, paso a paso, su puesto en base a una conducta ética".

Comentó que el grupo de trabajo, que tiene como tarea elaborar el documento que creará el centro y que tiene más del 90% de avance, debe también hacer "un código de conducta para árbitros mediadores y facilitadores".

La Unasur fue creada en 2008 con el propósito de impulsar la integración de sus miembros en diversos ámbitos y está formada por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.