Madrid. El Gobierno español dio un primer paso para evitar la elección de Carles Puigdemont como presidente de la región de Cataluña, dijo este jueves la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Puigdemont ha estado viviendo en Bruselas para evitar el arresto luego de haber liderado en octubre un intento de declaración de la independencia catalana. El jefe del Parlamento de Cataluña lo nominó el lunes cómo el único candidato para ser presidente regional.

El Gobierno dijo que solicitó un informe del Consejo de Estado para recurrir la candidatura a la presidencia de la Generalitat de Puigdemont, acusado por la justicia española de presunta rebelión y sedición, dijo la vicepresidenta.

El Gobierno de Mariano Rajoy alegó que el candidato independentista no tiene "plenitud de derechos" para asumir el cargo de presidente de la Generalitat.

El Gobierno de Mariano Rajoy alegó que el candidato independentista no tiene "plenitud de derechos" para asumir el cargo de presidente de la Generalitat.

"El fundamento de este escrito es que el estatus jurídico actual (de Puigdemont) es incompatible con su comparecencia personal en la cámara ya que pesa contra él una orden de detención", dijo Sáenz de Santamaría en Moncloa.

En caso de ser positivo el informe del Consejo de Estado sobre la resolución del 22 de enero de proponer a Puigdemont como candidato, el Gobierno español recurriría "de inmediato" la decisión ante el Tribunal Constitucional.

La Mesa del Parlamento catalán, de mayoría soberanista, tiene aún que anunciar la fecha de la investidura, que ha de celebrarse antes del 31 de enero y si permite que la sesión plenaria se realice de forma remota.

"Le estamos diciendo que no puede proponer al señor Puigdemont como candidato, si (el presidente del Parlament) propone a un candidato que pueda llevar a cabo la investidura, eso es otra cosa", dijo la vicepresidenta sobre la posibilidad de que se suspenda esa sesión de investidura.