Barcelona. La aprobación del presupuesto en la región de Cataluña en España tuvo un mal comienzo el miércoles, cuando miles de manifestantes bloquearon la entrada al parlamento regional.

El presidente de Cataluña, Artur Mas, se vio obligado a llegar este miércoles en helicóptero porque un grupo de jóvenes obstaculizaron la principal entrada en una protesta por un presupuesto que pretende recortar los gastos públicos en la región en 10%.

El inicio del debate se retrasó para darles a los políticos más tiempo para llegar. Unos 2000 manifestantes, conocidos como "los indignados", gritaban "no tenéis vergüenza" o "no nos representan" mientras empujaban a los políticos entre una gran presencia policial.

Cataluña, que cuenta con una quinta parte de la riqueza de España, alcanzó un déficit del 3,9% de su Producto Interior Bruto el año pasado y se ha propuesto reducirlo a 1,3% hacia finales de este año.

El Ejecutivo catalán de Convergencia i Unió (CiU), que preside Mas desde noviembre de 2009, ha decretado una reducción del 10% del gasto en los presupuestos para este año en un intento de acercarse a los objetivos de reducción del déficit que ha establecido el gobierno español, en un contexto de dudas en los mercados sobre la situación financiera de las comunidades autónomas españolas.

Los mercados financieros están preocupados porque las regiones podrían causar que España sobrepase su objetivo de déficit público global del 6 por ciento de PIB, extendiendo la crisis de la deuda de la zona euro en la que tres países ya han necesitado paquetes de rescate financiero.

España tiene el mayor nivel de desempleo en la Unión Europea y casi la mitad de los menores de 25 años está desempleada, lo que provocó manifestaciones en todo el país durante el último mes con pedidos de reforma del sistema de elecciones y medidas contra la corrupción.