Madrid. El opositor Partido Popular (PP) de España amplió su ventaja electoral sobre el gobernante Partido Socialista en dos sondeos de opinión publicados este domingo, en un momento en el que comienzan a surgir peleas entre ambos grupos por el financiamiento a regiones.

Los sondeos de El Mundo y El País mostraron que el PP amplió su ventaja en menos de un punto porcentual tras las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo, que dieron al principal partido de la oposición la mayoría de los ayuntamientos y gobiernos regionales del país.

Ese triunfo sirvió para confirmar las expectativas de que los conservadores ganarán fácilmente las elecciones generales de marzo de 2012, y ha generado una trifulca sobre las finanzas en Castilla-La Mancha, región que los socialistas tuvieron que ceder a los populares tras casi 30 años en el gobierno.

Esa disputa probablemente sea la primera de muchas.

Representantes del PP dijeron que las finanzas públicas de la región estaban al borde de la bancarrota, pero admitieron que el partido tenía aún que ver las cuentas.

Los socialistas respondieron suspendiendo la entrega de poderes al PP, acusando a la formación conservadora de intentar alarmar a la ciudadanía y crear una pantalla de humo para justificar los inevitables recortes de gasto que vendrán.

"Si quieren recortar que lo digan, pero que no busquen excusas", dijo el vicepresidente del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, en un acto este domingo.

El electorado culpa a los socialistas del presidente José Luis Rodríguez Zapatero de gestionar mal una economía, en la que el desempleo supera el 20%.

Las preocupaciones recurrentes de que España podría ser la siguiente en la línea de rescate de la zona euro han acosado a los mercados de bonos.

Jugar con fuego. Un sondeo de Sigma Dos para El Mundo estimó que el PP ganaría unas elecciones generales con 45,9% de los votos, frente al 32,1% de los socialistas, mientras que un sondeo de Metroscopia para El País dio al PP el 44,8% de los votos y al PSOE, el 31%.

Pero la estrategia política del PP, aprovechándose de la debilidad de los socialistas, podría enviar más nerviosismo a los mercados financieros, dijo un analista político.

"Hay un riesgo de que desde fuera no se aprecia ... y (la gente) cree que la cosa está peor de lo que parece", dijo Carlos Barrera, profesor de políticas en la Universidad de Navarra.

"La estrategia del PP es forzar elecciones anticipadas pero está jugando con fuego un poco (...) Es precipitado y hay que esperar, sin señalar sospechas que no se pueden justificar", añadió.

Las regiones representan menos de una cuarta parte del objetivo de déficit presupuestario del 6% del PIB.

Aunque está claro que hay varias regiones, como Castilla La Mancha, que sobrepasarán su objetivo, economistas dicen que es poco probable que una deuda oculta sea tan grande como para dar al traste con los esfuerzos para reducir el déficit total.

Los sondeos muestran que los socialistas no remontan en intención de voto pese a que Zapatero ha anunciado que no se presentará a los comicios y que el candidato será Pérez Rubalcaba.