El presidente español, Mariano Rajoy, consiguió apoyo este domingo a sus planes de austeridad en una votación en la comunidad de Galicia, pero una clara victoria del partido nacionalista en el País Vasco podría convertirse pronto en un dolor de cabeza para el Gobierno central de Madrid.

De acuerdo a sondeos a boca de urna, el Partido Popular (PP)gobernante de centro derecha iba directo a retener la absoluta mayoría en Galicia con entre 39 a 42 asientos del Parlamento regional, en comparación a los entre 18 a 20 escaños del Partido Socialista y a los 15 a 18 puestos de dos grupos nacionalistas.

Los sondeos de opinión antes de la votación indicaban que el PP ganaría 39 o menos asientos.

En el País Vasco, el Partido Nacionalista Vasco (PNV) consiguió hasta 27 escaños legislativos, de acuerdo a los resultados preliminares, en comparación con los 21 puestos de Bildu, otro partido pro independencia, los 16 escaños del Partido Socialista (PSOE) y los 10 obtenidos por el PP.

La votación de Galicia, donde las medidas de austeridad fueron tomadas por el Partido Popular mucho antes de que Rajoy llegara al poder en Madrid hace un año, fueron vistos como un referéndum sobre la gestión del Gobierno español a la crisis de deuda de la zona euro.

El PP ha gobernado en la comunidad por 24 de los últimos 31 años.

Funcionarios europeos y analistas dicen que Rajoy quería esperar hasta después de las elecciones regionales antes de solicitar ayuda al bloque porque temía que las condiciones que se le impondrían, como una reforma al sistema de pensiones, pudieran enojar a los votantes.

Rajoy, que recibió un compromiso de la zona euro en junio de contar con hasta 100.000 millones de euros para recapitalizar al atribulado sector bancario, dijo este viernes que aún no había decidido sobre si pedir o no un rescate financiero.

Altos funcionarios de la zona euro dijeron a Reuters que el líder conservador esperaba realizar un pedido de asistencia el mes próximo.

España cayó en su segunda recesión desde 2009 y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha previsto que la economía del país se contraerá 1,5% el próximo año. El desempleo llega a 24,6%.

El resultado en Galicia dará al presidente un respiro político luego de que sondeos mostraran que está perdiendo apoyo, en medio de masivas protestas contra los recortes de gastos en servicios públicos y sucesivas alzas de impuestos.

En el País Vasco, el resultado de la votación, tal como era esperado, fue influenciado por las recientes tensiones entre el Gobierno central y las comunidades autónomas sobre cómo reducir el poder de las provincias.

Los partidos nacionalistas también parecen aprestarse a lograr otra victoria en las urnas en Cataluña el 25 de noviembre.