Lima. El militar retirado de izquierda Ollanta Humala habría ganado este domingo la primera votación en las elecciones presidenciales del Perú, según sondeos a boca de urna, pero tendría que disputar un balotaje con la hija del ex presidente Alberto Fujimori en un escenario impredecible.

Humala, que cosecha el apoyo de los pobres frustrados por no gozar del auge de la boyante economía peruana, habría obtenido entre el 31,6% y el 33,8% de los votos según tres encuestas a boca de urna de las firmas CPI, Ipsos y Datum.

La legisladora Keiko Fujimori -hija del ex presidente que está preso por violación de derechos humanos y corrupción- se encaminaba, con base a estos sondeos, a una segunda vuelta con entre 21,3% y 22% de los votos, seguida muy de cerca por el economista Pedro Pablo Kuczynski.

Según Eduardo Suárez, estratega de mercados en RBC Capital Markets en Canadá, "Humala salió (en los sondeos a boca de urna) más fuerte de lo que muchos esperaban", aunque "las segundas vueltas en Perú usualmente son muy difíciles de predecir tomando como referencias las encuestas, pero sí parece que será bien reñida".

"Pienso que probablemente tendremos una reacción negativa por parte de los mercados peruanos mañana (lunes). Muchos sondeos tenían a Toledo como el candidato con más probabilidades de ganarle a Humala en el balotaje", estima Suárez.

Alejandro Dustua, internacionalista y profesor de la Academia Diplomática, dice que "el resultado no es esperanzador. No me parece el resultado que el país en los últimos 10 años se merece, aunque falta saber quién pasaría a la segunda ronda con Humala".

"Humala es un caso que todavía tiene que estudiarse, es evidente que estos años ha habido voto escondido que corresponde a malestar y ese malestar se ha expresado en la votación", agrega el especialista.

En tanto, Oscar Vidarte, profesor de política de la Universidad Católica de Perú, opina que "a Ollanta ya no le pueden sacar más, todas las cartas fueron puestas sobre la mesa en la primera ronda: la carta chavista, la carta estatista, la carta reformista. Todas esas cartas ya han sido abiertas, no habrá nuevos elementos contrarios que de alguna manera puedan causar impacto".

"Humala va a tener que jalar los votos de sectores populares, y sectores medios centristas, creo que ahí él se va a enfocar, a todo lo que es el voto de (Alejandro) Toledo y rural y medio y de (Luis) Castañeda", dice el académico.

Sobre Fujimori, Vidarte dice que "es un poco más complejo", pues "en primera vuelta no ha sido blanco de muchos ataques y la verdad es que tiene una serie de pasivos".

"Creo que el elector de Kuczynski, Toledo y Castañeda estará en una disyuntiva muy difícil, entre un candidato que en la apariencia representaría el antisistema o el regreso al pasado frente a una candidata que con seguridad ha representado en el pasado un proceso antidemocrático. Creo que los va a poner en un dilema muy grande", dice Vidarte.