El caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, atrajo la mirada internacional como no había sucedido hace más de 20 años y logró terminar con el programa político del gobierno de Enrique Peña Nieto, coincidieron especialistas en materia internacional.

Al participar en el XXIII Foro Nacional e Política Exterior, con sede en la UNAM, la embajadora de carrera y coordinadora de la licenciatura de Relaciones Internacionales en el Colegio de San Luis, Fuensanta Medina Martínez, expuso que en dos ocasiones México ha recibido “como nunca”, la atención de la comunidad internacional. El primero de ellos fue la aparición del movimiento zapatista hace 21 años; la segunda ocasión fue en septiembre del año pasado, a partir de los incidentes registrados en Iguala, Guerrero.

“(Tales) hechos (...) han girado la atención de la comunidad internacional hacia nosotros, señalado la desaparición forzada como uno de los crímenes de lesa humanidad más repetidos en nuestro país, junto con la tortura”, declaró.

Por su parte, la directora del Centro de Estudios Internacionales del Colegio de México (Colmex), Ana Covarrubias, expuso que los principales retos de la política exterior mexicana son derechos humanos, seguridad y corrupción.

“La policía exterior puede ayudar, pero es importante saber que tiene claros límites”, que tiene que ver con el desempeño de las instituciones nacionales.

Consideró que “el caso de Iguala realmente terminó con el programa político del presidente Peña Nieto”, todo el Mexican moment, el país de las reformas, se acabó o se perdió en un mes.