Moscú. Uno de los espías rusos deportados de Estados Unidos en julio en un intercambio al estilo de la Guerra Fría fue nombrado asesor de la mayor compañía petrolera de Rusia, la estatal Rosneft, reportó este lunes el diario local Kommersant.

Tras citar fuentes del Kremlin, el periódico financiero ruso dijo que el ex agente Andrei Bezrukov había sido nombrado asesor de proyectos internacionales del presidente de Rosneft, Eduard Khudainatov.

Un portavoz de la empresa declinó hacer comentarios sobre el reporte.

Otra agente, Anna Chapman, fue la primera en salir de las sombras tras posar para una revista en ropa interior y conseguir un empleo como asesora del presidente del FundService Bank, con sede en Moscú.

Sin embargo, la mayoría de los agentes rusos ha mantenido un bajo perfil desde que fueron intercambiados en Viena por cuatro individuos apresados en Rusia por mantener contactos con agencias de inteligencia de Occidente.

Bezrukov vivió en Estados Unidos bajo el nombre de Donald Howard Heathfield y tenía 49 años cuando fue arrestado junto a una sospechosa rusa que se hacía llamar Tracey Lee Ann Foley.