Montevideo. La senadora uruguaya y candidata a gobernar Montevideo, Lucía Topolansky, dijo este sábado que su esposo, el presidente José Mujica, "no va a poner el dedo en algún platillo de la balanza para beneficiar a nadie", en una campaña en la que, afirmó, participará como un "militante" más.

"Antes que nada es un militante frenteamplista y antes que nada lo que quiere es que la intendencia de Montevideo vuelva a ser del FA (Frente Amplio, izquierda). Después, quien esté en el timón dependerá de la habilidad de los compañeros que nos toque desempeñar esa militancia", expresó Topolansky en una entrevista con Radio El Espectador.

Las elecciones departamentales y municipales del país se celebrarán el próximo 10 de mayo.

El ejecutivo nacional del Movimiento de Participación Popular (MPP), el sector más votado del FA en las pasadas elecciones legislativas y al que pertenece Topolansky, senadora desde 2005, decidió el pasado 30 de diciembre impulsar su candidatura para ocupar el cargo de jefa comunal de la capital del país.

Tras el nombramiento de Daniel Martínez, integrante del Partido Socialista, son ya dos los candidatos que el FA presentará como aspirantes a intendentes de Montevideo, donde reside la mitad de los 3,4 millones de habitantes del país.

La senadora cuenta además con el apoyo del denominado "Grupo de los 8" del FA, que está integrado por varios sectores de la coalición de izquierdas gobernante en Uruguay.

"Nosotros habíamos manejado algunos nombres pero finalmente mis compañeros -del MPP- y otros compañeros -del grupo de los 8- plantearon que serían mejor mi nombre y yo soy una mujer de partido, aunque eso pueda sonar muy anticuado", matizó la senadora.

En este sentido, confesó que "frente a ese abrumador pedido, que fue casi unánime", aceptó esa responsabilidad y se quedó "sin vacaciones".

La campaña comenzará, a su juicio, a partir del 1 de marzo, cuando el presidente electo del país, Tabaré Vázquez, asuma el cargo y suceda a Mujica en la jefatura del Estado, tras vencer en la segunda vuelta electoral del pasado 30 de noviembre.

"Mujica a partir del primero de marzo puede retornar a la actividad política y va a pelear para que en los 19 departamentos del país el FA pueda competir, pero no va a poner el dedo en algún platillo de la balanza para beneficiar a nadie porque antes que nada, él es un militante del FA", espetó la veterana política al ser consultada sobre el papel de su esposo en la campaña.

Al respecto, "no le podemos negar a ningún militante la posibilidad de militar por una causa y él va a militar por una causa. Y ahora el desafío que viene son las 19 intendencias", añadió.

Topolansky consideró "positivo" que el FA, que gobierna la intendencia departamental de la capital del país desde 1990, esté representado pluralmente en la carrera electoral, pero más allá de las múltiples candidaturas, para ella "el FA es uno solo" y le gustaría que hubiera un candidato más.

"Porque si dimos este paso, hagamos la oferta más variable posible. Cuantos más nombres haya, mejor", destacó.

En cuanto a sus primeras ideas de cara a una eventual victoria, "de ser electa" afirmó que quisiera que "los protagonistas del quinquenio" fueran los ocho municipios que integran Montevideo y que su rol sea "como el de un director de orquesta de esos ocho instrumentos".

"Quiero dejar claro que nosotros no vamos por una ventajita miserable, sino que queremos ir por las ideas" apostilló la candidata, que entre el 10 y 12 de enero se reunirá con sus compañeros de lista y de aquellas que la respaldan para definir el plan de la campaña.

En las elecciones departamentales de mayo se elegirán en cada uno de los 19 departamentos uruguayos al intendente o primera figura departamental y a sus respectivos suplentes y se determinará una Junta Departamental integrada por 31 miembros.

Además, conjuntamente se celebrarán las elecciones municipales, a efectos de elegir los integrantes de los municipios.