Sao Paulo. En un nuevo gobierno caracterizado por mujeres poderosas, una ex participante de concursos de belleza de 27 años compite con la presidenta, Dilma Rousseff, como mayor sensación mediática.

Fotos de Marcela Temer y de su marido de 70 años, el vicepresidente Michel Temer, ocuparon las primeras páginas de medios locales por segundo día consecutivo este lunes, luego de que la pareja se robó las miradas durante las ceremonias de toma de mando del fin de semana.

La rubia, graduada de la escuela de Derecho, conoció a su marido hace siete años cuando ella le pidió una foto en un evento en su ciudad natal, al interior del estado de Sao Paulo, y él a su vez le pidió su número telefónico.

"La edad no es un obstáculo en nuestro caso", dijo Marcela Temer al periódico O Estado de S. Paulo, en comentarios publicados el lunes.

"Es como si Michel tuviera 30 años. Es gracioso decirlo, pero es verdad", aseguró.

Temer dijo que planea dar su examen de grado para convertirse en abogada y posteriormente realizar algún tipo de trabajo de caridad "si existe demanda para ello".