Quito, Andes. El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, dijo que le parece “muy bien” el pedido de su homologo británico, William Hague, para retomar cuanto antes el diálogo sobre la situación jurídica del creador de Wikileaks, Julian Assange, luego que el país andino le otorgara el asilo diplomático.

“Nos parece muy bien que lo hagan”, dijo el funcionario ecuatoriano a la agencia de noticias Andes, y recordó que el propio Presidente Rafael Correa había manifestado que se iba a retomar el diálogo. “Así que en estos días vamos a hacerlo inmediatamente”.

Las relaciones entre Ecuador y Reino Unido tuvieron un momento tenso luego que el país europeo advirtiera con irrumpir en la legación diplomática ecuatoriana para cumplir con una orden de arresto contra Assange.

Organizaciones regionales como la Unasur, el ALBA y la OEA respaldaron la posición de Ecuador respecto a la invulnerabilidad de las misiones diplomáticas. Londres bajó el tono y mostró su predisposición para resolver el tema a través de los canales diplomáticos.

Patiño especificó a Andes que las conversaciones con Reino Unido se retomarán esta semana y comentó que “aquel episodio vergonzoso que tuvimos que vivir, felizmente, ellos creo que lo están superando”.

El funcionario agradeció las declaraciones del canciller ruso, Sergei Lavrov, quien reivindicó la posición de Ecuador sobre el respeto a las sedes diplomáticas.

El lunes, en una declaración escrita ante la Cámaras de los Comunes Hague pidió a Ecuador retomar el diálogo “cuanto antes” y lamentó que le concediera asilo político a Assange en lugar de “continuar las conversaciones” con el gobierno británico.

El gobierno de Ecuador respondió que el texto remitido por el Ministro de Exteriores británico solo contempla algunas de las cuestiones relativas al caso, desde que Julian Assange solicitó asilo político al Gobierno de Ecuador, y agrega que “la omisión más significativa” tiene que ver con la extradición ulterior a un tercer país, específicamente, EE.UU.

“Mientras aceptamos que la Convención Europea sobre los Derechos Humanos contemple elementos que impidan la extradición de un sospechoso, si este pudiera enfrentar la pena de muerte, lo que el Gobierno británico ha sido incapaz de referirse en los últimos tres meses, y hasta hoy mismo, es al trato inhumano que el señor Assange enfrentaría si fuera extraditado a los EE.UU”, señala la nota.

Y se pone como ejemplo el confinamiento solitario durante 23 horas al día, el acceso limitado a representantes legales, y una sentencia excesivamente punitiva, si este fuere declarado culpable por un tribunal militar especial. Todos estos son asuntos constatados por el Relator Especial de Naciones Unidas contra la Tortura, en su investigación por el trato inflingido a Bradley Manning.

La nota indica que, además, Ecuador ha manifestado en repetidas ocasiones su preocupación sobre la posibilidad de que el ex fundador de Wikileaks pueda recibir una cadena perpetua, si fuera extraditado a los Estados Unidos.

De acuerdo con la ley ecuatoriana, esto es considerado como un castigo inhumano, cercano en su inhumanidad a la pena de muerte, concluye el comunicado del gobierno de Ecuador.