La ministra de Justicia, Ledy Zúñiga, pidió este miércoles disculpas públicas al pueblo kichwa Sarayaku porque años atrás -antes del actual gobierno- el Estado permitió actividades petroleras en su territorio sin consulta previa violando sus derechos, según determinó un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

En una ceremonia en medio de la selva amazónica, al este del país, la ministra Zúñiga acompañada de otras autoridades, dio lectura a las disculpas públicas en nombre del Estado ecuatoriano.

"El Estado ecuatoriano pide disculpas a Sarayaku porque violó nuestro derecho a consulta previa libre informada Que no vuelva a repetirse!", dijo el pueblo indígena a través de su cuenta en Twitter @Sarayuku_Libre.

El 27 de junio de 2012, la Corte IDH declaró a Ecuador "responsable por la violación de los derechos a la consulta, a la propiedad comunal indígena y a la identidad cultural por haber permitido que una empresa petrolera privada realizara actividades de explotación petrolera en su territorio, desde finales de los años 1990, sin haberle consultado previamente", según indica un resumen del fallo del organismo.

Además, también declaró responsable al Estado "por haber puesto gravemente en riesgo los derechos a la vida e integridad personal" debido a que se introdujeron explosivos de alto poder en el territorio indígena para tareas de exploración petrolera.

El territorio del pueblo Sarayaku se encuentra en la provincia de Pastaza, en las riberas del río Bobonaza, a 65 kilómetros de la ciudad de Puyo. Es uno de los asentamientos de la nacionalidad kichwa de la Amazonía de mayor concentración poblacional y extensión territorial, que según censo del pueblo se compone de alrededor de 1.200 habitantes, recoge la Corte IDH en el fallo.

Además de las disculpas públicas, el Estado ecuatoriano ya ha cumplido con otros puntos contemplados en la sentencia del organismo. En julio de 2013 el Estado transfirió a las cuentas de la comunidad US$1,3 millones y también se debe neutralizar, desactivar y retirar la pentolita (explosivos) que se encuentra en territorio Sarayaku.