Washington. Estados Unidos dijo este lunes que Larry Palmer se mantendrá como nominado al cargo de embajador estadounidense en Caracas, pese a que el presidente Hugo Chávez amenazó con bloquear su misión por sus críticas al gobierno socialista de Venezuela.

Chávez dijo el domingo que sería "imposible" que Larry Palmer tomara posesión de su cargo como enviado al país sudamericano miembro de la OPEP, debido a los comentarios que hizo a un senador estadounidense.

"El señor Palmer sigue siendo nuestro nominado para ser el embajador en Caracas", dijo P.J. Crowley, portavoz del departamento de Estado estadounidense, en una rueda de prensa.

"Seguimos diciendo a Venezuela que creemos que el señor Palmer es el candidato adecuado y puede ayudarnos a avanzar en nuestras relaciones", sostuvo.

Palmer afirmó a un legislador republicano que los militares de Venezuela tenían la moral baja y que había "claros vínculos" entre miembros del gobierno de Chávez y la guerrilla colombiana.

Los comentarios de Palmer, escritos en respuesta al senador Richard Lugar, se dieron en un momento difícil, después de que Colombia acusó a Venezuela de refugiar a guerrilleros de las FARC en su territorio. Chávez negó las acusaciones y rompió las relaciones diplomáticas con Bogotá.

Hablando en su programa semanal de televisión, el mandatario venezolano dijo que el gobierno de Estados Unidos posiblemente tendría que retirar la nominación de Palmer.

Crowley declaró que pese a los comentarios de Chávez, el gobierno de Venezuela no ha comunicado formalmente a Washington sobre plan alguno para rechazar a Palmer.

"No hemos recibido ninguna notificación formal del gobierno de Venezuela", señaló Crowley, quien agregó que Caracas había acordado con anterioridad aceptar la nominación.

"Estamos seguros de que podemos aliviar cualquier preocupación que tenga el gobierno venezolano. El sigue siendo nuestro candidato", dijo Crowley.

Estados Unidos es el principal comprador de petróleo de Venezuela y Caracas es el quinto mayor abastecedor del país norteamericano después de Canadá, Arabia Saudita, México y Nigeria.

Chávez, el más duro crítico de Washington en América Latina, expulsó de Caracas al embajador estadounidense Patrick Duddy en el 2008, en medio de una disputa en la que dijo que Washington estaba implicado en unas violentas protestas en Bolivia.

Duddy regresó durante un periodo de buena voluntad luego de la llegada a la Casa Blanca del presidente Barack Obama, pero desde entonces las relaciones han vuelto a tensarse.