Estados Unidos entregó esta semana su Premio a Defensores de Derechos Humanos a las activistas cubanas Damas de Blanco, luego de que culminara un proceso de excarcelaciones de presos políticos en la isla.

Julia Núñez, esposa de Adolfo Fernández, liberado en agosto de 2010 tras siete años en prisión, recibió el premio de manos de altos funcionarios del Departamento de Estado estadounidense.

Con su "valentía", las Damas "crearon las condiciones" para la liberación de presos políticos en los últimos meses, afirmó el director político del Departamento de Estado, William Burns, durante la ceremonia. Las vigilias y marchas semanales de las Damas, esposas de ex presos políticos, "son un recordatorio de la represión" en Cuba, dijo Burns.

Tras la premiación, Núñez, quien fue acompañada por su esposo, dijo sentir "una emoción muy grande".

Reconocimiento. El premio estadounidense se une a los numerosos galardones recibidos por las Damas, entre ellos el reconocido Sajarov, que les entregó el Parlamento Europeo en diciembre de 2005.

"Para nosotras es un gran honor recibir un premio del gobierno de los Estados Unidos. Hasta ahora nunca había ocurrido", dijo en La Habana la líder del grupo Laura Pollán.

Dentro de un recién culminado proceso de excarcelación de unos 130 presos concertado con la Iglesia Católica, el régimen de Raúl Castro liberó a los 52 opositores que quedaban en prisión de los 75 condenados en 2003, cuyas esposas formaron en ese momento la asociación Damas de Blanco.

Las Damas han afirmado que a pesar de las excarcelaciones, continuarán marchando por La Habana para exigir la liberación de los presos políticos restantes y por el respeto de los derechos humanos.

Fidel Castro y su hermano Raúl han gobernado Cuba de manera ininterrumpida desde 1959.