Tegucigalpa. “Estamos comprometidos en ayudar a restaurar a Honduras en la OEA", afirmó el portavoz del departamento de Estado, Philip Crowley, asegurando que el gobierno considera que la normalización internacional de ese país y la mejora en su respeto de los derechos humanos "van de la mano".

La asistencia estadounidense al gobierno de Lobo continuará porque "está ligada a su posibilidad de satisfacer las necesidades de la población y mejorar la situación de los derechos humanos", indicó Crowley.

Este miércoles una treintena de congresistas demócratas pidió al gobierno estadounidense que suspenda la ayuda a Honduras y deponga sus intentos por lograr su reingreso a la OEA, ante las persistentes violaciones a los derechos humanos.

Porfirio Lobo asumió el 27 de enero pasado, pero no ha sido reconocido por varios países latinoamericanos.

(Con información de El Heraldo)