Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó este lunes la expulsión de 60 rusos y cerró el consulado de Rusia en Seattle, tras el ataque con un agente neurotóxico ocurrido a principios de mes en Reino Unido, dijeron responsables oficiales estadounidenses.

La orden incluye a 12 altos cargos de inteligencia de la misión rusa en la sede de Naciones Unidas en Nueva York y refleja la preocupación ante sus actividades cada vez más agresivas, indicaron responsables del gobierno estadounidense a periodistas, a condición de mantener su anonimato.

"Al gobierno ruso le decimos que si ataca a nuestros amigos enfrentará consecuencias graves", afirmó un alto funcionario estadounidense a los reporteros, a condición de que se respetara su anonimato.

La elección para su cierre del consulado de Seattle, en el estado de Washington, en la Costa Oeste, se debió a su proximidad con una base de submarinos y al fabricante de aviones Boeing Co, indicaron funcionarios estadounidenses.

La orden incluye también a 12 rusos descritos como funcionarios de inteligencia de la misión rusa en la sede de Naciones Unidas en Nueva York y refleja la preocupación ante sus actividades cada vez más agresivas, indicaron funcionarios del gobierno estadounidense.

Europa expulsa a diplomáticos.  El Gobierno de Alemania confirmó este lunes que expulsará a cuatro diplomáticos rusos, como señal de malestar por el ataque con un agente nervioso perpetrado el pasado 4 de marzo contra el exespía doble Serguei Skripal en Reino Unido.

El ministro de Exteriores germano, Heiko Maas, dijo que con esto también “enviamos una señal de solidaridad a Gran Bretaña”, y agregó que hasta ahora Rusia no ha explicado su relación con una acción que se considera viola la soberanía europea.

Los diplomáticos tienen siete días para abandonar Alemania y la embajada rusa ya fue notificada, agregaron fuentes de Exteriores. También desde Berlín se argumentó que la medida es un gesto a Moscú por un ataque cibernético perpetrado por supuestos hackers rusos contra el Ministerio de Exteriores alemán.

Eso fue solo el comienzo. Ucrania notificó, posteriormente, que 13 funcionarios rusos deberán abandonar el país.

La decisión ucraniana fue tomada “en solidaridad con nuestros aliados británicos y transatlánticos y en coordinación con los países de la Unión Europea”, dijo el presidente Petro Poroshenko. Desde los ministerios de Exteriores de Lituania y Polonia, en tanto, se confirmó una acción similar.

 

Tres funcionarios rusos fueron declarados personas no gratas en Lituania, mientras que Polonia dio plazo hasta la medianoche del 3 de abril para que 4 diplomáticos rusos dejen el país.

Francia también anunció este lunes la expulsión de cuatro diplomáticos rusos desde París, al tiempo que Estonia notificó que el agregado de Defensa ruso deberá abandonar su territorio.

Posteriormente, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, confirmó que 14 países de la Unión Europea decidieron expulsar a diplomáticos rusos, en lo que a todas luces es una escalada en las tensiones entre la UE y Rusia.

El senador ruso Vladimir  Dzhabarov fue el primero en reaccionar, señalando que con seguridad Rusia responderá a estas acciones.

*Con información de Reuters y DW.