Washington. La proporción de estadounidenses que están satisfechos con la forma en que son tratados los negros en el país ha descendido a un nivel récord, muestra una nueva encuesta de Gallup.

Los resultados de la encuesta, publicados este jueves, indican que 49% de los estadounidenses dicen que estan satisfechos con el trato hacia los afroestadounidenses, un drástico descenso con respecto al 62% que se mostró satisfecho hace dos años.

Al describir la proporción como "un nuevo descenso" en su estudio de 15 años, el informe de Gallup indica que la satisfacción de negros, blancos e hispanos sobre el trato hacia los negros en el país cayó significativamente desde 2013.

Actualmente, 33% de los negros están satisfechos con la forma en que son tratados en la sociedad, una caída con respecto al 47% de 2013, agrega la encuesta. El nivel de satisfacción entre los negros ahora es similar al de 2007 y 2008.

Una leve mayoría de blancos siguen satisfechos con la forma en que los negros son tratados, pero la cifra también representó una caída en comparación con el 67% de 2013. La satisfacción de los hispanos con el trato hacia los negros también se redujo, de 61% a 44% con respecto al mismo periodo y regresó al nivel que tuvo en los últimos años de la administración de George W. Bush.

La creciente insatisfacción con el trato hacia los negros es específica de los afroestadounidenses y no es parte de una reevaluación más amplia de cómo son tratados los grupos minoritarios en Estados Unidos, dijo Gallup.

Además, no se hallaron cambios significativos en la satisfacción de los estadounidenses con la forma en que son tratados los hispanos, asiáticos, árabes, inmigrantes y mujeres.

Ahora, los estadounidenses tienden a creer más que los negros son tratados injustamente en diversas situaciones que en 2007, la vez pasada que Gallup planteó la pregunta. Los estadounidenses perciben que los negros son tratados injustamente por la policía, ya que 43% tiene esta percepción.

Los resultados de la encuesta no fueron sorprendentes porque múltiples encuestas habían indicado que un creciente número de estadounidenses perciben a las relaciones raciales como el problema más importante del país después de una serie de incidentes mortales entre oficiales de policía blancos y hombres afroestadounidenses desarmados en los doce meses pasados.