México, EFE. Un juez mexicano decide este lunes la situación jurídica de la exdirigente sindical Elba Esther Gordillo, detenida el pasado martes y acusada de delincuencia organizada y operaciones financieras ilícitas con fondos procedentes de aportes gremiales.

El magistrado Alejandro Castillo tiene hasta las 22.50 hora local de este lunes (04.50 GMT del martes) para determinar si Gordillo, de 68 años, permanece en prisión o queda en libertad, teniendo en cuenta los cargos levantados contra ella y tres personas más.

Gordillo, hasta la semana pasada líder del poderoso Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), fue acusada por la fiscalía general de pagar sus gastos personales con fondos sindicales, por una cantidad superior a los 2.000 millones de pesos (US$157 millones).

También están acusadas tres personas de su entorno, Isaías Gallardo, José Manuel Díaz y Nora Ugarte, quienes presuntamente canalizaban los fondos para abonar facturas personales de Gordillo y la compra de propiedades inmobiliarias.

Esos pagos, que incluían compras en tiendas de lujo y tratamientos de cirugía estética de Gordillo, fueron hechos presuntamente mediante una triangulación financiera utilizando bancos situados fuera del país.

En los últimos días la defensa de Gordillo presentó sus argumentos para rechazar la acusación y también entregaron documentos adicionales las autoridades de la Secretaría de Hacienda y de la Procuraduría General de la República (PGR).

El arresto de Gordillo generó una gran conmoción política en México porque la exdirigente del sindicato de los maestros públicos era clave en los arreglos políticos de este país.

Este lunes, en una asamblea del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, dijo que "no hay intereses intocables".

"El único interés que protegeré es el interés nacional", afirmó Peña Nieto en alusión tácita al arresto de Gordillo.