Bogotá. El proceso de liberación de cinco rehenes en poder de la guerrilla colombiana de las FARC comenzó este lunes con el viaje a Brasil de la misión que los recibirá en la selva, dijo la ex senadora Piedad Córdoba, quien confía en que las nuevas entregas sienten las bases para un diálogo de paz.

La misión salió en un avión desde el aeropuerto de Bogotá con destino a San Gabriel de Cachoeira, en la selva amazónica brasileña, desde donde partirán este martes hacia Colombia los helicópteros con las insignias del Comité Internacional de la Cruz Roja que recogerán a los rehenes en la selva.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el mayor grupo guerrillero que opera en el país sudamericano, ofrecieron liberar a dos políticos y a tres efectivos militares que hacen parte de un grupo de prisioneros que mantienen en su poder, algunos desde hace más de 13 años.

El concejal de San José del Guaviare, Marcos Vaquero, secuestrado en junio del 2009 en el departamento del Guaviare, será entregado el miércoles y llegará a la ciudad de Villavicencio, de acuerdo con el cronograma.

Para este viernes 11 de febrero se espera la liberación por parte de las FARC del concejal del municipio de Garzón, Armando Acuña, y del infante de marina Henry López, quienes llegarán al aeropuerto de Florencia, en el departamento del Caquetá.

"En este momento no hay ningún acercamiento con el gobierno, pero el trabajo que nosotros estamos haciendo es un trabajo para que tanto el gobierno, como las FARC, como el Ejército de Liberación Nacional y la sociedad civil se sienten en un momento". Piedad Córdoba.

El mayor de la policía Guillermo Solórzano y el suboficial del Ejército Salín Antonio Sanmiguel arribarán a Ibagué el domingo, según los planes.

La ex senadora Piedad Córdoba dijo que, aunque no hay contactos de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC, confía en que los 16 efectivos de las Fuerzas Armadas que quedarán en poder de la guerrilla después de que entregue a los cinco rehenes regresen a sus hogares a más tardar en junio de este año.

"En este momento no hay ningún acercamiento con el gobierno, pero el trabajo que nosotros estamos haciendo es un trabajo para que tanto el gobierno, como las FARC, como el Ejército de Liberación Nacional y la sociedad civil se sienten en un momento", afirmó la ex congresista a periodistas.

"Hoy lo que hay es una gran expectativa, con muchas posibilidades de que todo lo que estamos pensando dé lugar a la paz en Colombia. No es fácil, hay que trabajarlo y trabajando las cosas se logran", agregó Córdoba.

El gobierno ha condicionado el inicio de un proceso de paz con las FARC, consideradas terroristas por Estados Unidos y la Unión Europea, a que liberen a los secuestrados, suspendan los ataques y anuncien su disposición de entregar las armas, requisitos rechazados por el grupo rebelde.

El conflicto interno, que comenzó hace más de cuatro décadas y en el que las FARC obtienen millonarios ingresos del narcotráfico, cobra la vida a miles de personas pese a que su intensidad se redujo en los últimos años en medio de una ofensiva contra los rebeldes en la que han muerto importantes comandantes, mientras que miles de combatientes han desertado.

El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, dijo que, con hechos de paz, el Gobierno tendrá "toda la voluntad política para construir escenarios de paz y procesos de perdón y reconciliación".