Alfonso González, presidente de la delegación paraguaya en el Parlamento del Mercosur, advirtió este sábado que Paraguay no puede soslayar una hipótesis de conflicto con Bolivia.

Recordó que medios de prensa boliviano ya adelantaron que debían buscar retomar la zona del Chaco por las buenas o por las malas.

“Respaldado en nuevos elementos emergentes, entre los que se mencionan la destitución constitucional del señor Fernando Lugo y la progresión de la izquierda hacia el Mercosur, con la incorporación ilícita de Venezuela al bloque, el señor Morales no cejará en su empeño chauvinista de reclamar la posesión de amplias áreas del Chaco, en su ilegítimo e ilegal afán de asentar su dominio en la ribera del río Paraguay, de forma a consolidar un salida fluvial al océano Atlántico”, indicó.

Reclamó al Poder Ejecutivo no caer en la indiferencia y más que nunca “encender las luces de alerta, pues es una cuasi certeza que los resentimientos alimentados por la incitación de los gobernantes vecinos reflotarán con inusitado brío la ‘patriótica campaña boliviana para reivindicar, por las buenas o por las malas, ese infame despojo de su heredad’, tal cual lo publicara el diario El Deber (de Bolivia) en su edición del 14 de junio de 2011”.

Asegura que “Bolivia, amparada en un superior poder de fuego, más el asesoramiento técnico, apoyo logístico y multimillonario financiamiento del gobierno venezolano, se apresta en sus fronteras con Paraguay no precisamente para fortalecer la seguridad interna, controlar los desbordes de la oposición política y combatir la delincuencia, como pregona la propaganda gubernativa, sino para emprender una ofensiva armada en gran escala, una guerra de agresión contra un enemigo extranjero”.