Con su discurso crítico hacia el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y augurando que las próximas elecciones de octubre poco y nada van a cambiar a la realidad actual en Argentina, el periodista Jorge Lanata llegó a Uruguay para brindar una charla en el marco de un ciclo de conferencias organizado por el semanario Búsqueda.

Habló de la relación bilateral entre Uruguay y Argentina, de los gobierno K, de Mauricio Macri y Daniel Scioli, del periodismo militante, de su fugaz ejercicio de la profesión de este lado del río y cómo pasó de ser un crítico del grupo Clarín a ser su empleado 'estrella'.

"En el periodismo pasó algo que nunca vi en toda mi vida. Los K pusieron en duda los hechos, el periodismo en Argentina pasó a ser una cuestión de fe. Según quién lo dice, es discutido o no", señaló Lanata, que reiteró un concepto al que se refirió años atrás: la división "cultural" instalada por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. "El país está dividido. Se han peleado amigos, familias, periodistas. Y se instaló en Argentina el periodismo militante, y lo peor que se instaló en la facultad. El periodismo militante es una contradicción filosófica: el periodista pregunta, el militante responde. Por eso para mí no es periodismo, es propaganda", señaló Lanata.

Acerca de cómo afectarán las próximas elecciones de octubre en Argentina las relaciones con Uruguay, el periodista opinó que "gane quien gane (Scioli o Macri), las relaciones van a mejorar". Descartó que la oposición liderada por Mauricio Macri y Sergio Massa se unan para ganarle las elecciones al Frente para la Victoria. "La oposición está dividida. Es una lástima. Yo preferiría que se uniera y ganara la oposición, aunque no voto", dijo Lanata. Sobre la realidad económica argentina, el periodista señaló que no está en discusión que no se vaya a devaluar. "Lo más probable es que si gana Scioli sea gradual, si gana Macri sea más repentino", señaló.

Para Lanata, de ganar Scioli las elecciones se configuraría en Argentina un escenario como lo ocurrido durante el gobierno de Néstor Kirchner. "Como fue en su momento la pelea Néstor-Duhalde. Una pelea de poder entre quien lo puso y quien lo ejerce. Lo que digo es: no entran dos en un sillón. Se verá".

Consultado por qué tuvo un breve ejercicio del periodismo en Uruguay, Lanata contó su experiencia en TV Libre y su posterior incorporación a Canal 12 haciendo el programa Lanata.uy. "En el 12 me dieron una patada en el culo. Nunca me apretaron tanto como cuando hicimos el programa de Paco Casal", dijo.

Al momento de referirse sobre su contratación por el grupo Clarin, empresa a la que el periodista criticó duramente años atrás, dijo: "Yo competí toda mi vida con Clarín. Es un competidor muy hostil. Yo no pienso que Clarín obtuvo papel prensa por tortura y mi acercamiento ocurrió de manera inesperada. El gobierno y Moyano hicieron una huelga para que Clarín no saliera. Yo salí a apoyar a Clarín porque soy periodista, quiero que los diarios salgan. Al otro día me llamó todo Clarín para agradecer". Según Lanata, "el kirchnerismo terminó uniendo a dos enemigos históricos".

"Tengo que reconocer que eran más los prejuicios que tenia sobre Clarín que los que Clarín tenia sobre mí. A mí me trataron con mucho respeto siempre. Nunca tuve ningún quilombo. Yo no llegué a Clarín a los 15 años, yo era Lanata antes de Clarín. Si Clarín mañana arregla con Scioli o Macri me iré. No necesito estar en televisión. Puedo escribir libros y vivir de eso", apuntó el periodista.