Santiago, Andina. La Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) mostró este domingo su desacuerdo con una comisión de expertos creada por el gobierno con el alegado propósito de avanzar en la solución del conflicto educacional.

Así lo ratificaron sus dirigentes, tras reunirse por más de 10 horas la víspera en una asamblea en la Universidad de Playa Ancha, situada en la región de Valparaíso, a unos 120 kilómetros al noroeste de esta capital.

Los integrantes de la presentada mesa de expertos sólo reafirmarán la postura ideológica de la ultraderecha chilena que se opone a la gratuidad en todos los niveles de enseñanza y al cese de la economía de mercado, consideran los líderes universitarios.

Según Patricio Contreras, vocero de Confech y presidente de la austral Universidad de Los Lagos, la nueva iniciativa de La Moneda responde a la lógica de querer resolver este conflicto entre cuatro paredes, donde se desconoce la voluntad y la voz de la ciudadanía.

"Esta comisión es muy parecida a aquella de los Chicago Boys", afirmó. Para nosotros significará una mera pantalla para reafirmar el modelo, enfatizó.

En la concreta van a tecnificar y darle el visto bueno a la visión que tiene el gobierno del modelo educacional en cuanto al financiamiento, con un sistema de becas y créditos que endeuda a las familias, detalló Contreras.

Criticó con fuerza el líder universitario que se apele a una docena de académicos para decidir el futuro de los niños y jóvenes de Chile y no se tome en cuenta la opinión del 90% de la población que favorece el establecimiento de un sistema de educación pública y gratuita, en el cual el Estado actúe como garante.

Concluida la asamblea de Confech la noche de este sábado, Gastón Urrutia, vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Bío-Bío dio a conocer asimismo el rechazo unánime del estudiantado a la represión policial en las marchas y en los desalojos de universidades, producidos incluso con el aval de rectores.

Confech instó también a los parlamentarios chilenos a rechazar el proyecto presupuestario en materia de educación, el que consideran insuficiente, informó Prensa Latina.

Este domingo ratificaron además la convocatoria al paro del martes y miércoles próximos, así como la determinación de no iniciar el segundo semestre del actual curso escolar hasta tanto el gobierno no responda a las demandas del Movimiento Social por la Educación.