Bilbao. ETA anunció en una larga entrevista que publicó este viernes el diario Gara que el desarme y el acercamiento de presos son dos de las cuestiones que se encuentran en su agenda para la negociación con el Estado y reconoció que sus acciones armadas "han causado mucho sufrimiento".

"La cuestión de las armas está incluida en la agenda de negociaciones entre ETA y el Estado, y estamos dispuestos a hablar de ello y también a adoptar compromisos en la lógica de la solución de todas las consecuencias del conflicto", dicen dos portavoces de ETA en el diario 'abertzale'.

"No hemos tratado sobre ello con la Comisión de Verificación. Seguramente podría jugar un papel, pero hay que ir paso a paso", agregaron dos representantes de la banda armada, que ha luchado por un País Vasco independiente durante más de 50 años.

La entrevista es la primera declaración de ETA desde que la organización anunciara a finales de octubre el cese definitivo de la violencia e instara a los gobiernos de España y Francia a una negociación.

"El proceso debe traer consigo la vuelta a casa de todos los presos y presas. Cualquier otra opción sólo puede plantearse desde propósitos de venganza ¿Alguien puede imaginarse la paz con las cárceles de España y Francia llenas?", afirmaron, definiendo a los presos como "exiliados" vascos.

Otro de los puntos candentes será la "desmilitarización" del País Vasco, en referencia a la salida de las fuerzas de seguridad del Estado de la región.

"El proceso debe conllevar la desmilitarización de Euskal Herria, sin duda alguna. El final de la confrontación armada no podría entenderse si Euskal Herria permanece llena de fuerzas armadas", dijeron.

La banda, que dice no ser insensible al sufrimiento, aseguró en la entrevista que la reflexión que les llevó al abandono de la lucha armada hace menos de un mes surgió hace al menos una década.

"No ha habido generación de vascos que haya conocido a paz y la libertad (..) la confrontación armada de las últimas décadas ha causado mucho sufrimiento, sin duda. También las acciones de ETA. No somos insensibles".

La entrevista de 12 páginas se publicó un día después de la celebración del Día de la Memoria en Euskadi, una jornada en la que participaron finalmente representantes de la coalición de la izquierda independentista Bildu y que ha estado marcada por las diferentes interpretaciones que cada partido da al concepto de víctima.

"El que muere queriendo matar no es una víctima, es un asesino frustrado", dijo el lehendakari Patxi López en una lectura institucional en el acto que celebró en solitario y acompañado únicamente de los miembros de su gobierno.

ETA, que ha matado a más de 800 personas en 43 años de atentados, realizó su anuncio de abandono de la violencia a falta de un mes exacto para las elecciones generales.

Cambio en Rajoy. La banda hace referencia en la entrevista a quien previsiblemente, si se cumplen las encuestas, será el próximo presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aunque considera que el color político en La Moncloa no es determinante para el nuevo tiempo que se abre en el País Vasco.

"En nuestra opinión cuál es el partido que gestiona el Gobierno español no supone una variable decisiva (sea cual sea el color que tenga el Gobierno de España a partir del 20 de noviembre tendrá sobre la mesa el conflicto)".

No obstante, ETA reconoce que el cambio de actitud de Rajoy - que el 20 de octubre moderó su discurso con respecto a la banda armada al afirmar que se habría un nuevo escenario sin violencia en la región - es positivo.

"Es verdad que esa reacción (la de Mariano Rajoy) rompe con el discurso negativo, agresivo y sin sentido de hasta ahora. Ante esta coyuntura histórica, quien tiene muchas posibilidades de ser presidente de España debe actuar con responsabilidad, y es de suponer que Rajoy lo ha entendido así", dijeron.

ETA establece de tres momentos históricos en sus 50 años de vida: el de su constitución, en pleno franquismo; durante la transición "cuando la reforma española no atendió a las reclamaciones de Euskal Herria" y ETA decidió continuar su lucha armada; y el del anuncio del 20 de octubre.

"Hay que dejar claro que ETA no ha sido jamás un mero grupo armado de naturaleza política, sino una organización política que en un momento histórico decidió practicar la lucha armada", declararon.

ETA, que considera que el medio siglo de lucha armada ha hecho su aportación para generar las condiciones existentes en la actualidad, afirmó que no ha habido reuniones con el Gobierno.

"No se ha producido ninguna reunión directa entre ETA y el Gobierno de España. Sin embargo podemos decir que, en los últimos meses, hemos tenido un conocimiento mutuo y que nosotros sepamos el PP está al corriente", dijeron los interlocutores, que aparecieron, como es habitual, encapuchados y con boina.