Madrid. La organización separatista vasca ETA está dispuesta a adoptar un alto el fuego permanente e incluso a "ir más lejos" si se crean las condiciones para ello, dijo el sábado por la noche el diario Gara.

El anuncio se produjo horas después de que miembros de la izquierda abertzale, considerada el brazo político del grupo, presentaran un documento pidiendo a la banda el cese unilateral de sus actividades armadas.

"ETA tiene disposición para un alto el fuego permanente y verificable, y también para ir más lejos", dijo Gara en su sitio web, citando un adelanto de una entrevista con dos miembros de la banda que publicará el domingo en su totalidad.

"ETA quiere avanzar en el camino de la resolución, cada vez con mayor profundidad, hasta que en Euskal Herria alumbre una verdadera situación democrática", agregó.

En la entrevista con Gara, que tradicionalmente publica las comunicaciones de la banda armada, los representantes de ETA hablan de un "escenario básico para que el proceso sea viable".

Los representantes de ETA citan, entre otras cosas, que se adopten medidas "para que todos los agentes puedan actuar en igualdad de condiciones" y "que se desactiven los castigos añadidos impuestos a los presos políticos vascos".

El nuevo pronunciamiento de la banda, que se conoce tres semanas después de anunciar el cese de sus acciones armadas y una semana después de apelar a la intervención de mediadores internacionales, parece acercarse más a las condiciones planteadas por el Gobierno español para mantener cualquier diálogo con los partidarios políticos de ETA.

Sin embargo, fuentes del ministerio del Interior citadas por el diario El País insistieron en que el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no acepta condiciones de la banda, sólo el abandono de las armas.

El gobierno dijo a principios de mes que ETA podría estar intentando que las formaciones de la llamada izquierda abertzale, ilegalizadas por sus vínculos con la banda, regresen a la política de cara a las elecciones municipales del 2011, y ha insistido en que para ello deberán romper definitivamente con ETA y condenar la violencia.

La banda, que ha sufrido un gran acoso policial en los últimos años con el arresto de numerosos dirigentes, ha roto varias treguas en el pasado, y tiene un historial de más de 850 muertos a sus espaldas.