Bilbao/Madrid. ETA anunció este miércoles el nombramiento de una delegación que entable un "diálogo directo" con los gobiernos de España y Francia, e instó a la Unión Europea a respaldar esta iniciativa para acabar con el que es considerado el último conflicto armado en suelo europeo.

Un comunicado del grupo remitido a la agencia France Presse instó a promover una solución definitiva tras su decisión anunciada en octubre pasado de abandonar la lucha armada por un País Vasco independiente, la cual cobró más de 800 muertos y más de cuatro décadas de atentados.

"La comunidad europea y el conjunto de sus instituciones se encuentran ante un reto que consiste en sostener y promover un proceso abierto hacia la solución definitiva de un conflicto que perdura en el corazón de Europa", dijo el comunicado.

El gobierno español, que en los últimos meses ha dado pasos hacia la puesta en marcha de un plan de reinserción de presos condenados por terrorismo, ha rechazado cualquier diálogo con la banda armada, afirmando que el único movimiento que espera de ella es la entrega de las armas y su disolución.

"Ni ha habido ni hay ni habrá negociación política, ni ha habido ni hay ni habrá amnistía ni indulto generalizado, ni habrá acercamiento masivo de presos de ETA a prisiones del PV, no se finalizará la política de dispersión mientras ETA no se disuelva incondicionalmente", dijo el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en el Congreso de los Diputados.

Los verificadores internacionales que supervisan el fin de la violencia de ETA señalaron la semana pasada en un comunicado que la banda mantiene su palabra de detener todo acto violento y está dispuesta a dialogar con las instituciones.

La Comisión Internacional de Verificación, formada por cinco personas de experiencia internacional y que no está reconocida por el Gobierno español, dijo en enero que ETA no planeaba ataques, pero conservaba su arsenal y mantenía actividades clandestinas.