El eurodiputado alemán, perteneciente al grupo de la Izquierda Unitaria Europea y Verde Nórdica (GUE/NGL) por el partido Die Linke, Jürgen Klute, fue uno de los integrantes de la misión del Parlamento Europeo que estuvo indagando en Paraguay sobre las circunstancias de la destitución al ex presidente de la República, Fernando Lugo, por parte del Congreso.

Según sus declaraciones, “se constató que el Congreso del Paraguay violó de forma flagrante los artículos 16 y 17 de la Constitución de Paraguay que garantizan el debido proceso y los derechos constitucionales de la defensa. La Corte Suprema de Paraguay, o en su defecto la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA), constatarán esta violación y declararán ilegal la destitución”, afirmó a través de un comunicado.

Tras escuchar a las autoridades instaladas y depuestas, a la sociedad civil, los gremios, la Iglesia, numerosos analistas y juristas, el eurodiputado Klute afirmó que pudo confirmar que en Paraguay ocurrió una grave ruptura democrática, “privando al pueblo del presidente que había elegido democráticamente. Después de 61 años de monopartidismo, de los cuales 34 años fueron bajo la dictadura, se ha interrumpido el proceso de una alternancia democrática, dejando heridas serias en la salud política del país”.

Sobre la masacre de Curuguaty, que tomó un rol central en la destitución del ex presidente Lugo, el eurodiputado señaló que “falta mucha claridad en lo que ocurrió durante la masacre, desafortunadamente el gobierno de (Federico) Franco suspendió inmediatamente la comisión investigadora, lo cual no permitió aclarar responsabilidades. Rectificaré a la Unión Europea la necesidad de enviar una misión internacional que investigue los asesinatos en Curuguaty”.

Asimismo, el eurodiputado acotó que en Paraguay la tenencia de la tierra es la más injusta del mundo. “Una reforma agraria es más que necesaria para profundizar el modelo democrático y evitar eventos nefastos como en Curuguaty”, detalló.

El eurodiputado incluso saludó la reacción que adoptaron tanto la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) como el Mercosur, en la suspensión a Paraguay.

El eurodiputado Jürgen Klute anunció que pedirá a la Comisión Europea activar la cláusula democrática y abrir una investigación oficial con miras a suspender las facilidades comerciales no recíprocas de las cuales se benefician las exportadores del Paraguay para su acceso al mercado de la Unión europea bajo el sistema SGP, que requiere el respeto de 27 “Convenciones internacionales de democracia, derechos humanos y medioambiente”.

Finalmente, Klute declaró sobre las próximas elecciones del 2013 que “no pueden ser organizadas por un gobierno de hecho, sino por el gobierno legítimamente electo o por instancias internacionales”.